Tremendo escándalo sexual en Brinkmann

0
756

La viralización de un video íntimo terminó con un escándalo que llevó a la renuncia del gerente de la Cooperativa de Brinkmann. Se trata de Roberto Baldo, quien se vio involucrado en una situación comprometedora con una empleada en las oficinas de la entidad.

La situación, según publican La Radio 1020 y Universal Medios, terminó con la salida de Baldo y una carta pública del exgerente pidiendo perdón por su conducta.

Brinkmann forma parte del departamento San Justo, en el noreste de Córdoba, a 272 kilómetros de la Capital, cerca de la Mar de Ansenuza. Tiene unos 10 mil habitantes.

Hace pocos días, el video se hizo público y Baldo decidió dejar el cargo.

La carta pública

«Ante los hechos que son de dominio público, mediante la presente quiero expresar mis sinceras disculpas por lo acontecido», escribió Baldo en su descargo.

«En primera instancia a mi esposa, a mis hijos, mis nietos, a toda mi familia en pleno. También al Consejo de Administración de la Cooperativa y al Cuerpo General de Delegados que tanto hicieron y me apoyaron para que ingrese nuevamente en mi función», agrega el exgerente.

«Por último a toda la masa de asociados de Brinkmann, Seeber, Colonia Vignaud y su zona de influencia. A todos los traicioné. Nuevamente les pido perdón», expresa.

Baldo aclara, además, que no tocó «un peso» que no fuera suyo de la Cooperativa.

«Trabajé, antes y ahora, mucho para que nuestra institución pudiera mejorar la calidad de vida de la gente. Cuando ‘nos fueron’ la primera vez allá por el 2007, habíamos dejado a la Cooperativa con casi $ 6.000. 000 y cuando retomamos nuestra gestión, la encontramos vacía y con cientos de problemas totalmente comprobados», afirma.

«Me equivoqué. Lo reconozco y doy la cara», enfatiza en otro párrafo de la carta.

«Pero también quiero decir que cuando tuve que denunciar, observar, criticar algo de gestiones anteriores, también lo hice de frente, con número de documento y firma y citando personas por su verdadero nombre. Nunca me escudé en Rasputines, Atanales, mensajes con amenazas anónimas a mi familia desde hace 7 meses, conversaciones en código o con iniciales en lugar de nombres completos», enfatiza.

«A estos cobardes, cagones, ratas de galpón les digo que no tuvieron los huevos de enfrentarme personalmente. Todas las mañanas caminaba solo, a las 6 de la mañana, desde mi casa al trabajo. ¿Qué oposición física puede hacerle un tipo de 63 años con 70 kgs de peso? Prefirieron, como siempre, la cobardía de desgastarme y hostigar a mi familia. Ojalá que esta determinación de que Roberto Baldo ya no esté en la Cooperativa sirva para sanar divisiones que existen en nuestra comunidad. De todo corazón y a todos los citados, nuevamente les pido perdón. Muchas gracias».

Comentários no Facebook