El gobierno colombiano y las FARC firmaron un nuevo acuerdo de paz

0
499

El gobierno colombiano y las FARC firmaron un nuevo acuerdo de paz

Ceremonia en Bogotá

Ambas partes lo consideran definitivo y superador del que fuera rechazado en un plebiscito el 2 de octubre. Ahora debe ser ratificado por el Congreso. Seguí el informe EN VIVO. INFO. AUDIO. FOTOS

Santos y el jefe máximo de las FARC Rodrigo Londoño Echeverry "Timochenko" firmaron el acuerdo de paz, en el Teatro Colón de Bogotá. / EFE

Santos y el jefe máximo de las FARC Rodrigo Londoño Echeverry «Timochenko» firmaron el acuerdo de paz, en el Teatro Colón de Bogotá. / EFE

Colombia estaría, esta vez sí, a un paso de poner fin a un prolongado conflicto de más de medio siglo de existencia. El presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de la guerrilla de las FARC, Timochenko, firmaron hacia el mediodía un “renovado” Acuerdo de Paz que, de ser avalado en el Congreso, pondría fin a esa guerrilla.

Durante una modesta ceremonia que duró 43 minutos –y que se realizó en el emblemático Teatro Colón, ubicado frente a la sede de la Cancillería y a 500 metros de la sede presidencial–, Santos y el líder rebelde sellaron el acuerdo, que ahora deberá ser refrendado en el Congreso.

Dentro de los cálculos del Gobierno, el acuerdo debe ser aprobado la próxima semana en el Legislativo –de mayoría oficialista- y de inmediato comenzará a implementarse. “Espero que, según el procedimiento establecido, la refrendación (del Acuerdo de Paz) en el Congreso sea aprobada en el curso de la semana entrante. Ese será el Día D”, aseguró el mandatario durante su discurso.

Una vez que cuente con el aval de los congresistas, los cerca de 7.000 miembros de las filas rebeldes tienen cinco días para dirigirse hacia unas zonas rurales de concentración. Noventa días después culminarán un proceso de «dejación de armas» que deben entregar a las Naciones Unidas, en un plazo máximo de 150 días contados desde la refrendación del Congreso.

La paz con las FARC se firmará con un “balígrafo”, un estilógrafo hecho a partir de casquillos de balas usadas en ametralladoras y fusiles. (Twitter)

“La semana entrante empezará en forma el desminado para que nuestros campos no sean nunca más una trampa mortal para nuestros niños. Ese mismo día iniciará el proceso de implementación de todos los demás elementos del nuevo acuerdo en el Congreso», añadió el mandatario colombiano, quien obtuvo el Premio Nobel de Paz 2016.

A la ceremonia asistieron 750 invitados que al unísono coreaban “Sí se pudo” haciendo referencia al traspié inicial que sufrió un primer acuerdo suscrito el 26 de septiembre en Cartagena de Indias, en medio del júbilo nacional y con la presencia de 2.500 invitados, entre ellos varios presidentes de la región y del Secretario General de Naciones Unidas.

Pese a que en esa oportunidad también se firmó un Acuerdo de Paz, el mismo quedó sin validez durante un plebiscito realizado el 2 de octubre, en el que la mayoría de los colombianos se opuso por considerar que se le otorgaban beneficios desproporcionados a los rebeldes.

Entonces, el 50,23 % de los votantes (6’424.385 votos) se pronunció en contra del Acuerdo mientras que el 49,76 % (6’363.989), a favor.

El Gobierno y las FARC tuvieron que modificar el acuerdo, con base en más de 400 propuestas de los voceros del «No», movimiento liderado por el ex presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), férreo opositor de Santos, quien fue su ministro de Defensa.

Durante la firma del Acuerdo, Timochenko pidió “un gobierno de transición que –según dijo- garantice el cumplimiento de los acuerdos y que esté conformado por todas las fuerzas políticas”.

MIRÁ TAMBIÉN LA FOTOGALERÍA HD

Colombia culmina así un proceso que se inició hace tres años, con el acompañamiento de gobiernos europeos y de Venezuela, Cuba y Chile. El pasado 12 de noviembre, Santos anunció en una alocución por radio y televisión la llegada a un nuevo acuerdo con los rebeldes.

Los colombianos pudieron seguir la firma de los acuerdos a través de grandes pantallas de TV instaladas por el Gobierno en sitios claves de la ciudad.

Una vez que reciba el Acuerdo de Paz, el Congreso colombiano tiene la responsabilidad de convertir en leyes y reformas a la Constitución todos los puntos acordados en La Habana frente a temas neurálgicos como la reforma rural integral, la participación política, el fin del conflicto, las drogas ilícitas y la reparación a las víctimas.

Cronología sobre la guerrilla de las FARC./ AFP

El pasado 7 de octubre, en contra de todas las apuestas y en medio de la peor tormenta política de los seis años que lleva en el poder, el Comité noruego decidió otorgar el Premio Nobel de Paz 2016 al presidente colombiano.

Más que por haber alcanzado el Acuerdo, lo que entonces reconoció el Comité fue la perseverancia y tozudez de Santos a favor de la paz.

“Agradezco infinitamente y de todo corazón esta honrosa distinción. La recibo, no a nombre mío, sino a nombre de todos los colombianos, en especial de las millones de víctimas que ha dejado este conflicto que hemos sufrido a lo largo de más de 50 años. Colombianos, este premio es de ustedes”, aseguró entonces el jefe de Estado en un mensaje al país.


Source: Internacionales

Comentários no Facebook