Copa Davis, la final Argentina-Croacia: la invasión ya se hizo notar con un banderazo

0
572

Copa Davis, la final Argentina-Croacia: la invasión ya se hizo notar con un banderazo

Tenis

Con canciones de cancha los hinchas captaron la atención de los medios croatas.

24 11 16
Zagreb CROACIA
COPA DAVIS
Sorteo de los partidos en el Vatroslav Lisinski Concert hall.
Color con hinchas argentinos alentando al equipo.
FOTO GERMAN GARCIA ADRASTI - FTP CLARIN _ADR0655.JPG Z GAdrasti

24 11 16
Zagreb CROACIA
COPA DAVIS
Sorteo de los partidos en el Vatroslav Lisinski Concert hall.
Color con hinchas argentinos alentando al equipo.
FOTO GERMAN GARCIA ADRASTI – FTP CLARIN _ADR0655.JPG Z GAdrasti


Hasta hace unos días Zagreb vivía envuelta en su tranquilidad habitual. El idioma universal era el inentendible croata, aunque por estos extremos del planeta es muy difícil no encontrarse con personas que hablen más de una lengua. Las calles tampoco reflejaban que aquí se jugaría por primera vez una final de la Copa Davis: sin cartelería en las plazas más emblemáticas tanto de la Ciudad Alta (Gornji Grad) como de la Ciudad Baja (Donji Grad), lo único que los croatas podían enterarse caminando por el centro era que la Navidad se aproxima. De forma aislada, los primeros argentinos comenzaron a llegar el miércoles. La especulación de que a Croacia llegarían 4 mil personas pareció desvanecerse. Pero entonces, cuando el sorteo en la sala de conciertos Vatroslav Lisinski terminó, un redoblante captó la atención: había comenzado el banderazo en apoyo al equipo argentino de la Davis.

Acá estamos. Los primeros compatriotas llegaron el miércoles. (Germán García Adrasti / enviado especial)

Mirá también: Copa Davis: Juan Martín Del Potro, el muchachito que busca el mejor final para su película

Con canciones de cancha los hinchas captaron la atención de los medios croatas, desesperados por hacerles notas a los más caracterizados. Aunque a nadie le faltó una remera o una bandera en las que envolverse, también estuvieron aquellos que en estos eventos eligen darle rienda suelta a la invención en materia de disfraces. En el medio, quienes tampoco quisieron perderse la colorida fiesta fueron el embajador argentino en Croacia, Maximiliano Gregorio Cernadas, y su esposa, vestidos de elegante sport, lo que acrecentó el contraste con los casi 100 hinchas que lograron sumarse a la cita porque -hay que destacar- llegar a esta capital en invierno no es fácil.

Mirá también: Copa Davis, la final Argentina-Croacia: una ilusión, una oportunidad histórica, un equipo, un país

La familia López de Vicente López fue una de las primeras en arribar. El martes llegó y desde entonces puso en marcha la convocatoria al banderazo. Forma parte -aclaran sus integrantes- de la “Hinchada oficial de Copa Davis, sin fines de lucro”. Este año, comandados por papá Fabián y mamá Myriam, la familia estuvo en todas las instancias: Polonia, Italia, Gran Bretaña y, ahora, en Croacia. “Reventamos todas las tarjetas”, cuenta uno. “Planificamos nuestras vacaciones en base al sorteo”, agrega la otra parte. Con ellos está Jorgito, de Ituzaingó y famoso por llevar una bandera que dice “Aguante Charly”, porque “Carlos Berlocq es el número 1”. Todos ellos, que en total forman un grupo de más de 30 familias, tienen remeras, gorros y banderas con el logo que crearon para identificarse y que estrenarán en Zagreb. También hacen un pedido: que los argentinos canten respetuosamente, con aliento hacia los jugadores pero sin insultar al rival tal como lo vienen haciendo “a lo largo del año”. La banda más numerosa en el estadio estará ubicada en los sectores 115, 116 y 117 de los accesos C y D y son muchos los que buscan cambiar sus ubicaciones para sumarse al aluvión más grande de compatriotas.

Acá estamos. Los primeros compatriotas llegaron el miércoles. (Germán García Adrasti / enviado especial)

Pero la de ellos no es la única historia. En el banderazo aparecieron Alicia y Eduardo. Son de Cañada de Gómez aunque ahora viven en una ciudad cercana a Venecia. “Todos dicen que no viven del tenis, pero nosotros sí. ¡Tenemos una escuela!”, cuenta orgulloso Eduardo. Su esposa acompaña ese fanatismo a todos los lugares a los que el presupuesto permite. Por eso la pareja de cincuentones aprovechó la cercanía con Zagreb para estar en la final.

Sin embargo, y justamente para achicar gastos, no todos consiguieron llegar a tiempo para el sorteo. Algunos luchan en Alemania para tomarse un avión a raíz del inesperado paro de pilotos de Lufthansa (“Alemania está llena de argentinos”, cuentan los que ya aterrizaron aquí). Otros, en tanto, hacen varias combinaciones para estar antes de que comience la serie. Ese es el caso de Facundo, Florencia y Vanina, que viajaron 10 horas entre tren y colectivo para recorrer la distancia entre Rimini y Zagreb. En la era en que las comunicaciones son simplificadas por las nuevas tecnologías, cuentan su experiencia por mail. Florencia y Facundo son hermanos y este año ya hicieron los 42 kilómetros que separan su casa con Pesaro, sede del enfrentamiento de los cuartos de final con Italia. A esa cita no faltó Manuel, el otro de los hermanos, quien “esta vez tuvo que quedarse a estudiar y ya está sufriendo por Argentina”, relatan desde el tren que los hizo cruzar de Italia a Croacia. Tampoco está Coco, el perro maltés que se hizo famoso en el Circolo Tennis Baratoff por dar vueltas por el estadio italiano donde el equipo de Orsanic se impuso 3-1 con los puntos de Delbonis en los singles y de Del Potro y Pella en el dobles. “Salió en los diarios italianos pero esta vez lo dejamos porque no sabemos si le permitirían entrar al estadio cerrado”, se excusan los hermanos que aprovechan para saludar a la distancia a los abuelos Pepe y Pepa y a la bisabuela Lela, que en Santa Teresita recibió la vincha de Del Potro que la familia consiguió en Pesaro.

Acá estamos. Los primeros compatriotas llegaron el miércoles. (Germán García Adrasti / enviado especial)

Aunque la mayoría de los fanáticos del tenis lo seguirá por TV, los privilegiados que estarán en la cancha también saben que al hincha al que le apuntarán todas las miradas será solo uno: Diego Maradona. “¡Viene Maradona y qué venga nomás!”, bromeó Juan Martín Del Potro, el hombre clave para Argentina en la final a horas del arranque de la serie, una serie que ya tiene algo asegurado: pasión y color en las tribunas.

RELACIONADAS

te puede interesar

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que fueran violatorios de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio y/o del ordenamiento legal vigente podrán ser eliminados e incluso podrá inhabilitarse a los Usuarios en cuestión para volver a comentar. Utilizar los espacios de participación implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio.


Source: Deportes

Comentários no Facebook