Carta de Javier Puga, a la comunidad

0
841

De un docente a la comunidad:
Muchas son las cosas que se han dicho con respecto al caso de Nicolás , un querido adolescente y estudiante que ya nunca más concurrirá a mi tan sentido colegio IPET N° 264.
Desde lejos algunos sueltan frases al viento, pero.. ¿Se detienen a analizar la realidad, ponerse en la piel de su familia, de sus amigos y compañeros, a evaluar el rol que cada uno cumplimos en esta sociedad y cuánto podríamos haber hecho y hacer para que estas cosas no sucedan?.
¿Cuánto sabemos de la realidad que se vive en los colegios de los barrios periféricos, en las esquinas de estos barrios; acaso alguien es capaz de asegurar que esto solo pasa en el querido barrio Parque?. Y si equivocadamente creen que es así, ¿qué hacemos? , ¿mudamos todos nuestros barrios populares al centro?.
¿Sabe usted, que tan preocupado/a seguro está, la pasión que los docentes le ponen todos los días para revertir estas situaciones tremendas que se llevan a nuestros pibes, sabe usted que esto podría haber pasado cuando Nico saliera de un kiosco o de un amigo, y a nosotros nos hubiera impactado igual, sabe usted lo que significa no verlo parado en el pasillo del colegio con sus dos manos en el bolsillo en el recreo, o sentir la ausencia de su silla vacía en el aula?.
¿Puede imaginarse la situación de los niños abrazándose a la vida contra todos los pronósticos sociales?, de que por haber nacido pobres no merecen terminar sus estudios, tendrán los peores trabajos si es que los tienen, con un poco de mala suerte consumir sustancias toxicas y perder su creatividad y todos sus sueños en ese camino, porque cada uno de nosotros estamos ocupados con nuestras vidas para salvar nuestro pellejo.
¿Sabe usted, el cariño con el que están dotados nuestros niños de la escuela?, no me canso de recibir abrazos sinceros por parte de ellos, pero con todo lo que sucede no puedo dejar de pensar si no será el último.
No tiene usted idea lo que se siente cuando ellos logran terminar la escuela, y vuelven contentos a decirnos que encontraron un trabajo, conformaron su familia, o a contarnos que siguen estudiando en nivel superior; ¡porque lo hacen, son muy agradecidos, siempre!, es una sensación hermosa, inexplicable.
¿Sabe usted que en contextos de conflicto tanto el amor como la violencia se viven con la misma intensidad?; es que es muy difícil mirar hacia adelante y no ver nada, la vida es como se siente en ese momento y a veces duelen las sensaciones en el pecho y se tornan incontenibles.
Si usted ya sabe todo esto o acaba de enterarse, ¿es capaz de ayudarnos?. Dígale a todos con los que se cruce, que en los barrios está lleno de gente buena, de niños tremendamente creativos e inteligentes, que a veces pasan necesidades y tienen muchos problemas, que en las escuelas hacemos lo que podemos y queremos mejorarl, pero que necesitamos de la colaboración de todos porque hay mucho por hacer y solos no podemos.
Hágame un gran favor, pase por el IPET N° 264 y deje un saludo, o haga llegar un papelito afectuoso con su nombre para que todos sepamos que no estamos solos, que hay una sociedad que no se olvidó de sus niños, colabore como pueda, cualquier buena acción nos resultará enormemente gratificante. ¡Muchas gracias!.

Javier Puga
Docente del IPET N° 264 Teodoro Asteggiano.

Comentários no Facebook