Cargar la batería del celular por wi-fi, una posibilidad que se empieza a testear

0
611

Si los estudios y pruebas de investigadores de la Universidad de Washington, llegan a buen puerto, la complicada historia de cargar la batería de un smartphone o dispositivo móvil podría llegar a la etapa inalámbrica (que de hecho ya existe en dispositivos como el nuevo Samsung S6 Edge) y aún más: ¿Alguien imagina las ventajas de que la energía llegue por una red de wi-fi como las actuales?

Con el creciente números de aparatos que conectamos actualemente y la cercanía de un futuro marcado por la Internet de las cosas, prescindir de los cables sería algo más que una cuestión de elegancia para convertirse en una solución real.

Una nota subida al sitio Wired, detalla cómo los investigadores equiparon varios dispositivos con sensores que tomaran señales de un router como los utilizados en redes wi-fi y las convirtieran en energía para sus baterías. No es ciencia ficción, es un estudio real.

El equipo de estudiosos específicamente quería integrar su novedoso sistema con la ya existente infraestructura de wi-fi, así que tomaron un router marca Asus de los que se pueden comprar en cualquier negocio de computación y lo dotaron de un software que permite que funcione para su uso covencional y como fuente de energía inalámbrica.

Las baterías recargables customizadas por los investigadores con sensores especiales se cargaron a una distancia de 8 metros y medio, mientras que la energía hizo funcionar una cámara ubicada hasta 5 metros del router y un sensor de temperatura pudo funcionar a 6 metros del mismo.

Por lo pronto, lo impresionante de los números obtenidos no tuvo en cuenta que la Comisión Federal que regula las comunicaciones en Estados Unidos determina que el límite de salida de energía de salida impuesto a los routers es de apenas un watt. Un cargador de iPhone necesita 5 watts y uno de MacBook Air, por ejemplo, 45 watts para funcionar. Sin una ampliación de ese límite, esta tecnología no serviría para nada.

De todas maneras, el equipo de la Universidad ya tiene instalados seis de estos routers modificados en hogares de Seattle donde están siendo probados con éxito y hay tratativas con fabricantes y una compañía de startup para llevar esto al gran público.

Si bien es cierto que seguramente falta bastante para probar que efectivamente es posible adoptar esta nueva tecnología, es una muy buena noticia, entre muchísimas razones porque utiliza la energía que actualmente ya existe entre nosotros, sin requerir de costosas actualizaciones.

 

 

 

 

Fuente: La Voz

Comentários no Facebook