Innovación para aquellos que disfrutan la bebida de uvas

0
665

Una noticia que millones de personas habían estado esperando ya se asoma en el horizonte. Pronto podrían estar disfrutando de las bondades del vino, incluida borrachera si uno toma en exceso, pero sin tener que luego pagar, con malestar, la experiencia. O sea, un vino que no da resaca.

Esto sería, más o menos así: según el sitio pijamasurf.com, aprovechando técnicas quirúrgicas de manipulación genética, investigadores de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, están probando una levadura alterada que no sólo tendría valores nutricionales potenciados sino que contiene menos subproductos tóxicos que la levadura normal, los cuales, en buena medida, son responsables de provocar la resaca que característicamente sucede a la ingestión de los vinos.

Esta ingeniería genética aplicada al procesamiento de la bebida más popular permite alterar hasta la más mínima variable y detectar las consecuencias precisas de  componentes puntuales, por ejemplo aquellos que dotan con un sabor específico a una cierta cosecha.

Además, les permitiría modular la fermentación maloláctica (que es complementaria y da ligereza al vino pero que también genera muchas de las toxinas que al día siguiente nos persiguen).

Comentários no Facebook