Confirman que el joven asesinado en Frontera era perseguido por la policía

0
676

La bala que le causó la muerte al joven de 16 años el pasado sábado en Frontera sería de grueso calibre –9 milímetros-, en tanto el fiscal de Rafaela que entiende en la causa Carlos Vottero evitó informar sobre las características del proyectil peritado, auqnue confirmó a La Voz de San Justo que el menor asesinado era perseguido por un móvil de la policía de nuestra ciudad.

“La víctima estaba siendo perseguida por personal policial de San Francisco”, aseguró Vottero.
Además, trascendió que fueron secuestradas por los investigadores dos armas pertenecientes a efectivos policiales que prestan servicio en el Comando de Acción Preventiva (CAP) en San Francisco y no descartan más secuestros en los próximos días. Tanto las armas como el proyectil que causó la muerte de quien se apellidaría Santillán, son analizados por personal del área de balística de la Unidad Regional V con asiento en Rafaela.
Las armas habrían sido entregadas a los investigadores por el propio jefe de la Departamental San Justo comisario mayor Raúl Araya.

Balearon la casa de un policía
Entre la noche del domingo y la madrugada de ayer, dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta habrían efectuado al menos tres disparos de arma de fuego en contra de una vivienda situada en cercanías de la esquina de las calles 11 y 64 en donde residiría un efectivo policial que pertenece a la Policía de la Provincia de Córdoba.
Este uniformado, que hasta 2009 revistó en las filas policiales de la provincia de Santa Fe, la noche del homicidio de Santillán se habría encontrado prestando servicios adicionales en un importante centro comercial del acceso oeste de San Francisco. Tras el ataque a balazos en contra de su vivienda, este policía habría solicitado al fiscal Vottero protección por lo que desde el mediodía de ayer se mantiene una discreta custodia policial en cercanías de la casa. El inmueble habría recibido al menos tres impactos de proyectiles calibre 22.

 

 

 

 

 

 

Fuente: La Voz de San Justo

Comentários no Facebook