Una traba demora la llegada del primer refuerzo de River

0
561

Apareció vestido de rojo y blanco, como todos esperaban… Aunque con “apenas” unos 60 kilómetros de distancia. Porque Carlos Auzqui se entrenó en City Bell, con Estudiantes, y no fue a hacerse la revisión médica para terminar de cerrar su pase a River, que practicó en Ezeiza. ¿Se cayó la transferencia? Nada de eso. En ambos clubes confían en que en estos días se llegará a un acuerdo: lo que resta arreglar son las condiciones en que Augusto Solari pasará a Estudiantes.

Además de los 2,7 millones de dólares por el volante de 25 años, que no dudó ni un instante en jugar en River y se ganó así -a diferencia de Montoya- la simpatía de los hinchas, que lo hicieron saber en las redes sociales, el club de Núñez ofreció al mediocampista que ya había jugado en el León el año pasado. A River le venía como anillo al dedo: Solari, que no iba a tener lugar en el plantel dejó una buena impresión en Estudiantes. Con los platenses, Augusto jugó 35 partidos y se dio el gusto de meter tres goles, aunque finalizado el préstamo el club no accedió a la opción de compra, establecida en u$s 1,6 millón por el 60% de su ficha. Lo que aún no acordaron Solari y el la dirigencia del Pincha son los números de su nuevo contrato. Aunque tanto en Núñez como en La Plata aseguran que esta pequeña demora no será una traba.

De cara a la final de la Supercopa ante Lanús del sábado, en tanto, Lucas Alario se entrenó normalmente y será titular. Además, se confirmó que el golpe en la tibia izquierda que sufrió Luis Olivera ante Boca no fue más que eso, pero igualmente el DT seguirá con atención a Casco, que dejó atrás la rotura parcial del tendón de Aquiles en la pierna derecha.

Comentários no Facebook