La Volpe: “Si Mascherano viene jugando de central, lo pondría de central en la Selección”

0
503

La Volpe: “Si Mascherano viene jugando de central, lo pondría de central en la Selección”

Entrevista

Para el técnico del América, al haber tan poco tiempo para entrenamiento, “lo ideal es respetarles a los futbolistas el puesto que traen de su club”. Pese a la compleja actualidad, no imagina un Mundial sin Argentina y sin Messi.

La Volpe atendió a Clarín. (AP)

La Volpe atendió a Clarín. (AP)


Ricardo La Volpe no es un argentino más entre los vértigos y los encantos de la Ciudad de México. “Por el contrario, es un mexicano más, aunque no haya sacado aún el pasaporte. Forma parte de la vida deportiva y social”, cuenta el periodista Jaime Luna, ante la consulta de este diario. Dirige al América, el club con más hinchas (alrededor de 30 millones, de acuerdo con distintas estimaciones). Es adorado y odiado. Construyó esos extremos desde su arribo en 1979, tiempos de arquero del Atlante. No es una exageración: según cuentan, si no fuera porque suele recordar su condición de argentino, muchos se animarían a imaginar que su perpetuo bigote -ese que le vale el apodo de El Bigotón- es un tardío homenaje a Pancho Villa, héroe de la Revolución Mexicana.

“La Volpe parece hecho a imagen y semejanza de nuestro club. No hay término medio: o se lo ama o se lo desprecia”, dice el presidente del América, Ricardo Peláez. La última semana, el entrenador clasificó a Las Aguilas a la Liguilla final y en diciembre conducirá al equipo en la tentadora aventura del Mundial de Clubes. Ahora, entre un hecho y el otro, La Volpe dialoga con Clarín.

-¿Qué es el América?

-Es el club más grande de México, con una enorme tradición. Por logros y objetivos, incluso más grande que Chivas. Es como si fuera el Boca de la Argentina…

-Justo que mencionás a Boca, ¿se vive con la misma pasión que en la Argentina?

-Con pasión, sí. Pero no hay tanto fanatismo. En eso como Boca no hay. La familia todavía sigue yendo a los estadios. Quizá difícil de entender para nosotros, los argentinos. Incluso en los clásicos. Podés ver a un hincha del América y al lado, uno de Chivas o de Cruz Azul. Se vive como un espectáculo, como una visita al teatro.

-¿El argentino es el ambiente más difícil?

-Puede ser… No sé cómo es en Italia. Pero en España, Inglaterra y Alemania es más tranquilo. Acá también. Y eso que los estadios se llenan siempre. O casi.

-¿Cómo ves el fútbol argentino desde lejos?

-Lo sigo mucho por televisión. Estoy al tanto. Me miro casi todo lo que pasa. Y en cuanto al nivel veo que es muy competitivo, difícil. Con partidos muy parejos. Es muy diferente a lo que pasa en España, que hay dos o tres equipos que ganan siempre. Y no hay chances de que otro salga campeón. En cambio allá ves cualquier partido y son todos parejos. Nunca sabés cómo va a terminar. Italia también es competitivo; Inglaterra, más o menos; en Alemania, gana siempre el Bayern…

-¿Y vos qué preferís?

-Disfruto más ver un Lanús-Tigre que una goleada del Barcelona.

-Y en cuanto a lo organizativo, ¿cómo se percibe a la la distancia lo que acontece en AFA?

-No tengo mucha información como para dar una opinión en serio. Pero hay cosas raras…

-¿Como qué?

-Y lo que tardó en arrancar el torneo. Que lo jueguen 30 equipos. Es una exageración. Eso no sucede en el mundo… Cuando son tantos equipos hay varios muy inferiores al resto.

-Queda la sensación de que el fútbol mexicano está muy bien organizado: ¿por qué creés que lograron eso?

-Acá casi todos los clubes son empresas. Tienen a alguien grande atrás que invierte. Y los equipos crecieron, contratan extrenjeros de jerarquía, de selección. Se invierte mucho en eso. Y así se hicieron más competitivos. Como demostró Tigres en la Libertadores. Y si definían en Monterrey no sé qué pasaba…

A La Volpe le gusta ser docente en el ámbito del fútbol. Celebra cuando escucha o lee que algún jugador o entrenador cuenta las “marcas” que La Volpe le dejó. Consultado al respecto, en pleno Azteca, Paul Aguilar -defensor del América y del seleccionado mexicano- señala: “¿El Lavolpismo? Sí, creo que existe. A él le gusta mucho trabajar la táctica, que el jugador entienda cada detalle del sistema, que conozca al rival, que esté metido al 200%”. Si lo hubiera escuchado, el tercer arquero del primer título mundial argentino se habría puesto contento.

-¿Seguís los partidos de la Selección?

-Los miro todos.

-¿Y qué te parece?

-Veo que se lo critica mucho a Bauza. Pero no es fácil ser técnico de la Selección en esta época. Ahora no tenés tiempo de trabajar. El entrenador tiene una función más limitada: elegir el plantel y la formación. Por mi experiencia, lo ideal es respetarles a los futbolistas el puesto que traen de su club. Por ejemplo: si Mascherano viene jugando de central, yo lo pondría de central. Y si Di María está volanteando por izquierda, también lo ubicaría ahí… Y jugaría como juegan casi todos ahora en Europa: 4-2-3-1 o el 4-3-3 y nada de inventar un sistema.

-Tu receta es adaptarte a los jugadores…

-Sin dudas.

-Pero en América también jugás con línea de cinco…

-Sí, me gusta, claro. Pero en la Selección no porque no tenés tiempo de trabajarlo lo suficiente.

-Cuando se fue Martino de la Selección, tu nombre apareció entre los candidatos. ¿Te hubiera gustado agarrar el cargo?

-Es lo máximo para cualquier técnico. Si te llaman, vas corriendo. Pero sabía que, no estando en la Argentina, era muy difícil que me llamaran… La experiencia la tenía. Pero no tenía tanto ruido de prensa.

-La Selección ahora está sexta en las Eliminatorias: ¿te imaginás un Mundial sin la Argentina y sin Messi?

-No. No me imagino un Mundial sin Argentina y sin Messi. Y aunque en fútbol todo puede pasar, creo que con los futbolistas que tiene debería clasificarse.

-Si tuvieras que votar al mejor futbolista del mundo para el premio The Best, de la FIFA, ¿a quién votarías?

-A Messi. Lo veo mucho más completo que a su principal competidor, Cristiano (Ronaldo). Lo votaría sin ninguna duda.

-¿Qué recuerdo tenés de tus últimos pasos por el fútbol argentino?

-No se me hizo difícil. Pero siempre se va a terminar hablando del campeonato que se perdió con Boca… No se me volvió a dar la oportunidad. Pero me gustaría volver. Tal vez a San Lorenzo o a Vélez…

El personaje

Ricardo Antonio La Volpe nació el 6/2/52, en Buenos Aires. Se abrazó pronto a eso que tanto lo apasiona, el fútbol. Se formó en Banfield y debutó como arquero a los 19 años. Se destacó. Lo contrató San Lorenzo en 1975. Y tres años después integró el plantel del seleccionado argentino que obtuvo la Copa del Mundo como local. Al año siguiente comenzó su recorrido por México, su otro país. Fue arquero de Atlante y de Oaxtepec. Dirigió diez equipos distintos (incluidos Chivas y América, los dos más grandes) y a la Selección de México, con la que ganó la Copa de Oro de la Concacaf en 2003 y llegó a las semifinales de la Copa de Confederaciones FIFA de 2005.​

RELACIONADAS

te puede interesar

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que fueran violatorios de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio y/o del ordenamiento legal vigente podrán ser eliminados e incluso podrá inhabilitarse a los Usuarios en cuestión para volver a comentar. Utilizar los espacios de participación implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio.


La Volpe: “Si Mascherano viene jugando de central, lo pondría de central en la Selección”
Deportes

Comentários no Facebook