El campeón mundial que refleja su pasión por correr en un documental

0
550

El campeón mundial que refleja su pasión por correr en un documental

Atletismo

Hoy se proyectará el film sobre la vida del maratonista Martín Fiz, ganador en Gotemburgo 1995. “Al aficionado le digo que se cuide la salud, porque maratones hay muchos, pero vida hay una sola”, aconseja el español.

“Tuve paciencia y volví después de ser derrotado”, le dijo Martín Fiz a Clarín. 
FOTO: GERMÁN GARCÍA ADRASTI

“Tuve paciencia y volví después de ser derrotado”, le dijo Martín Fiz a Clarín.
FOTO: GERMÁN GARCÍA ADRASTI

Los setenta kilómetros que la pareja debía recorrer entre Vitoria y Bilbao parecían una eternidad sobre esas cuatro ruedas. De repente, el auto se frenó en la ruta. “No quiero ir a Atenas. Tengo miedo a la competencia”, dijo Martín Fiz. Su esposa, Ana Churruca, lo miró absorta. No era para menos. La confesión partía del maratonista que había sido campeón europeo en Helsinki 1994, campeón mundial en Gotemburgo 1995 y cuarto en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Hablaron. Y terminaron en la capital griega, donde Fiz fue subcampeón mundial en 1997, en un memorable duelo con su compatriota Abel Antón.

La anécdota se cuenta en “Fiz, puro maratón”, el documental más visto en España en los últimos tres años, que hoy a las 19.30 tendrá su proyección debut en Sudamérica en el Auditorio de Belgrano (entradas en www.plateanet.com). “Nunca quise alardear con las victorias porque mis padres sufrían cada derrota. Me costó asimilar que era el mejor. Las victorias me dieron miedo porque dejé de correr para mí y ahora corría para el público”, explica el español en los 72 minutos del film que ayer vio Clarín.

Charlar con Fiz es encarar un viaje pasional por el atletismo. Un viaje de ida. “A mis 53 años, correr me da sobre todo salud mental y vida. En Vitoria veo gente de mi edad que camina apática, triste, que se ha jubilado y no sabe qué hacer. Su vida se va muriendo de a poco -relata-. A mí correr me da vida, me hace sentir sano y alegre. Hago lo que más me gusta, contagio y me creo el embajador del running mundial por los mensajes que recibo”.

Criado en una familia humilde, trabajó como huevero y pastelero hasta que el amor por correr lo atrapó. “Llegué a ser campeón del mundo por la perseverancia -cuenta-. No todo lo que reluce es oro. Hay mucho trabajo detrás. Tienes que decirles a tus padres que dejas un puesto de trabajo para dedicarte a un deporte que no es el fútbol, que maneja otras cifras. Hay que levantarse todos los días y ponerse las zapatillas. O no poder ponérselas porque estás lesionado. Hay que salir a competir, ser derrotado y mirar hacia adelante pensando que puedes ganar la siguiente”.

Martín Fiz fue cuarto en el maratón de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.
FOTO: GERMAN GARCIA ADRASTI

-Es una historia de constancia que contagia, como tantas otras…

-La película transmite que tras una caída o dos te puedes levantar y seguir siendo el mismo. Para muchos, una derrota es sinónimo de nunca volver. Yo tuve paciencia y volví después de ser derrotado. Mi hobbie se convirtió en profesión y sigue siendo mi forma de vida. Siempre recuerdo mi imagen con los brazos en alto cruzando la meta en Gotemburgo. Fue la síntesis del trabajo bien hecho durante una vida.

-¿Cuán frustrante fue no haber subido al podio olímpico en 1996?

-Mucho. Los Juegos Olímpicos son el sueño de cualquier chaval. Ahí no se busca hacer una marca y lo importante no es competir, como decía el Barón de Coubertin. En los Juegos Olímpicos lo importante es ganar. Si no, que se lo digan a Usain Bolt, que cada año olímpico desaparece y 15 días antes vuelve para ganar. Los Juegos te dan esa oportunidad de soñar como un niño que puedes conseguir una medalla.

-¿Cómo evalúas el fenómeno de las carreras masivas de aficionados?

-El atletismo se convirtió en running, que es un movimiento social. Lo que más buscan los corredores populares es autoestima. Mucha gente no se valora y corriendo se empieza a querer un poco más. Sienten que si son capaces de correr una carrera de 5 o 10 kilómetros, podrán conseguir cualquier cosa en la vida. Y sobre todo buscan las endorfinas de la felicidad. Se sienten mucho más felices corriendo.

-¿Cómo se los frena para que no hagan locuras con distancias para las que no están preparados?

-No hay que ser imprudente ni aventurero con el cuerpo. No te puedes plantear un objetivo irreal. Y los entrenadores deben decirles la verdad a los suyos, aunque no les guste. Hay que entrenar. Al aficionado le digo que se cuide la salud, porque maratones hay muchos, pero vida hay una sola.

-Y también hay que estar preparado mentalmente para un maratón…

-El running tiene que ser una terapia mental más que que física. No se vuelvan locos con este boom. No entren en ansiedades por intentar ganarle al vecino o al amigo. Los que ganan las medallas son los de la elite. Hay que buscar retos, pero acorde a la situación de cada uno.

-¿Se podrá ganar un maratón en menos de dos horas?

-Es imposible que la ciencia imponga a un atleta. Si a un joven de 17 años lo preparas para semejante reto, le pondrás una presión tan fuerte que será dificil que supere el ritmo del entrenamiento físico. Sólo se podrán bajar las dos horas si keniatas, etíopes y eritreos acuerdan correr en equipo para una carrera.

—————————————-

Camino al desafío de ganar los seis “grandes”

“El año pasado fui a hacer turismo y deporte a Nueva York. Pero resulta que como gané el maratón en mi categoría, se me encendió la bombilla después de ducharme y decidí ir por los demás Majors”. Así de simple lo cuenta Martín Fiz. Como si fuera sencillo conquistar los seis maratones “grandes” entre los hombres de 50 a 54 años. El tema es que de a poco lo está logrando…

Con 52 años, el español festejó en Nueva York en noviembre de 2015 con 2h34m33. El segundo triunfo fue en febrero pasado en Tokio, donde fue el mejor de su categoría con 2h28m25. Ya con 53 años, en abril celebró en el Maratón de Boston en 2h30m57. Y en septiembre enhebró su cuarta victoria en la categoría, en Berlín, con 2h26m32.

¿Podrá conquistar en 2017 los dos Majors que le quedan: Londres (abril) y Chicago (octubre)? “La idea es intentar ganar los dos -responde-. Conocí a un elefantito pequeño en Nueva York. El tema es que le he estado dando de comer y ya se ha comido cuatro maratones, por lo que ese elefante se hizo muy, muy grande. Y así se hizo mucho mayor la reponsabilidad. Entonces estoy más inquieto y más nervioso. En los países de habla hispana me dan ánimo, pero a la vez aparecieron muchos más rivales y se agrava la dificultad. Yo voy a correr a mi máximo, para intentar cumplir el objetivo que me planteé: que mi promedio en los seis principales maratones sea de 2 horas y media”. ¿Quién duda que dará su resto para cumplirlo?

———————————

El histórico triplete español de 1994

El atletismo español vivió una jornada inolvidable aquel 14 de agosto de 1994 en Helsinki, donde Martín Fiz, Diego García y Alberto Juzdado lograron un histórico “1-2-3” en el maratón del Mundial, al correr como un auténtico equipo. La muerte repentina de García en 2001, durante un entrenamiento en Azpeitia, demolió emocionalmente a su amigo Fiz, quien decidió dejar a un lado el atletismo de elite.

RELACIONADAS

te puede interesar

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que fueran violatorios de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio y/o del ordenamiento legal vigente podrán ser eliminados e incluso podrá inhabilitarse a los Usuarios en cuestión para volver a comentar. Utilizar los espacios de participación implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio.


El campeón mundial que refleja su pasión por correr en un documental
Deportes

Comentários no Facebook