Guerreros olímpicos: los deportistas argentinos que buscan su medalla

0
684

El vengador: Yamil Peralta

Yamil Peralta no tiene dudas de que en Londres 2012 el árbitro le robó la pelea por los cuartos de final contra el búlgaro Tervel Pulev, cortándole la esperanza de boxear por una medalla. «Fue un choreo, pero todo pasa por algo», dice Yamil, dueño de una diestra maciza. «Si hubiera ganado, quizá me hubiera hecho profesional, y hoy no podría estar acá, a punto de pelear de nuevo en los Juegos Olímpicos.» En Rio El boxeo argentino no gana una medalla desde hace 20 años, pero Yamil se tiene fe. «Vengo a pleno, y sé que se va a dar: estoy esperando esta revancha desde hace cuatro años.»

Medallas Ganadas: cero («En Londres 2012 me metieron la mano en el bolsillo», dice Yamil).

El coach: Santiago Gómez Cora

Después de 92 años de ausencia en el programa de los Juegos Olímpicos, el rugby acaba de ser reincorporado para Río, pero en modalidad «seven», su versión reducida de siete jugadores (en lugar de la tradicional de quince). «Me parece un acierto», dice Santiago Gómez Cora, ex tryman histórico del circuito mundial de seven (récord: 230 tries) y actual entrenador del seleccionado argentino. «Los Juegos siempre siguieron una idea de competición más lúdica, y el rugby de siete jugadores tiene ese mismo espíritu: es más dinámico y más divertido.» Desde que Gómez Cora asumió en 2013, Argentina escaló del duodécimo al quinto puesto del ranking mundial; su estrategia fue mantener el mismo plantel tres años, hasta que estuviera asentado, y como funcionó se da el lujo de sumar a Juan Imhoff, estrella de Los Pumas, en busca del salto de calidad. En Rio «Nos tocó una zona favorable», dice Gómez Cora entusiasmado. «Así que vamos a Río a pelear por una medalla.»

Medallas Ganadas: cero (El rugby vuelve a los JJOO tras 92 años).

El Abanderado: Luis Scola

Si esto hubiera sido un torneo clasificatorio, la verdad es que no sé si estaríamos los cuatro acá», dice Luis Scola sobre la inesperada situación de verse una vez más compartiendo el equipo con Manu Ginóbili, «el Chapu» Andrés Nocioni y Carlos Delfino, los últimos sobrevivientes de la Generación Dorada del básquet argentino. Los Juegos Olímpicos representan algo especial para estos jugadores, que entraron en la historia grande del deporte nacional el día que se colgaron la Medalla de Oro en Atenas 2004. No es casualidad que esta vez «Luifa» sea el abanderado de la delegación olímpica, un gesto que reconoce a un equipo ganador en la que seguramente sea su última batalla.

En Rio «Hoy no estamos en las mismas condiciones físicas ni mentales para competir como lo hicimos en Atenas», dice Scola. «Pero el objetivo es tratar de ensamblar un buen equipo junto a los más jóvenes, conseguir lo máximo que podamos y, a partir de ahí, dar un paso adelante en el próximo torneo.»

Medallas Ganadas: dos (Oro en Atenas 2004 y Bronce en Pekín 2008).

La Luchadora. Paula Pareto

En 2008, Paula Pareto tenía 22 años y llegó a los Juegos Olímpicos de Pekín casi como una desconocida. Contra todos los pronósticos, el primer día de competición ya tenía colgada una Medalla de Bronce. Nadie había conseguido algo así en la historia del judo argentino. «Después de eso pensé que me retiraba. Pero bueno, sigo acá todavía.», dice «la Peque» entre risas. Esta vez no llega a Río de punto: viene de consagrarse campeona del Mundial 2015 en Astaná, Kazajistán, un logro que demuestra que, a sus 30 años, sigue fuerte y enfocada desde lo mental. «La experiencia es un plus si se sabe llevar, pero es apenas uno de los aspectos a tener en cuenta», dice.

En Rio Más allá de su buen momento, Paula no se confía: nadie sabe mejor que ella que cada torneo es diferente, y que siempre existe la posibilidad de que aparezca una luchadora ignota para arrebatarle una victoria que parecía segura. «Como en todas las grandes competencias, acá puede pasar cualquier cosa», dice. «Por eso yo me entreno para transformar ‘cualquier cosa’ en algo que sea beneficioso para mí.»

Medallas Ganadas: una (Bronce en Pekín 2008).

La Pareja: Florencia Habif y Gonzalo Peillat

Un par de semanas antes de que arranquen los Juegos, el defensor Gonzalo Peillat vuelve de uno de los últimos entrenamientos de Los Leones en el CeNARD, atiende el teléfono y lo pone en altavoz: «Está Florencia acá al lado», dice. Se refiere a su novia desde 2011, Florencia Habif, la volante de Las Leonas que también viajará a Río. Con 24 y 22 años respectivamente, Gonzalo y Florencia van por su segunda olimpíada compartida, en busca de confirmar todo lo bueno que se dice de ellos: el año pasado la Federación Internacional de Hockey los distinguió como los mejores del mundo en la categoría «Promesas». «En estos años los dos tuvimos la chance de jugar en Europa y sumamos mucha experiencia», dice Florencia. «Estoy segura de que eso se va a notar.» En Rio «Si nos clasificamos a cuartos de final, vamos a empezar a soñar con una medalla», dice Gonzalo. En cambio, Florencia es menos cautelosa: «Las Leonas nunca pudieron ganar la de Oro», dice. «Es el único título que nos falta y es lo que todas queremos.»

Medallas Ganadas: una (Plata para Florencia en Londres 2012).

Fotografias de Gonzalo Corrado | Textos por Lucas Garófalo


Guerreros olímpicos: los deportistas argentinos que buscan su medalla
Noticias del Espectáculo , la Música y la Farndula

Comentários no Facebook