El ex jefe de policía de Frontera fue condenado a seis años de prisión efectiva

0
689

El ex jefe de policía de Frontera, Carlos Flores, fue condenado a seis años de prisión efectiva por lesiones gravísimas calificadas por abuso de cargo y agravadas por el uso de arma de fuego reiterado y privación abusiva de la libertad en concurso real.

Como parte del acuerdo se definió que la condena sea cumplida en la Unidad Regional V de Rafaela.

De la audiencia participaron la jueza Dra. Cristina Fortunatto; los fiscales Carlos Vottero y Guillermo Loyola, y los abogados defensores Pablo Mosconi y Raúl Domenella.

Los hechos por lo que se lo condenó fueron los siguientes:

– El primero ocurrió el 18 de abril de 2014 cuando un menor de edad llamado Walter Ezequiel D., se encontraba en la vereda con un amigo mirando cómo se producía un enfrenamiento entre dos bandas. Llegan los móviles policiales y comienzan a disparar con cartuchos con postas de gomas. Flores, sabiendo que Walter Ezequiel D. estaba desarmado y sin agredir, desde 20 metros le dispara produciéndole un neumotórax. Este delito se calificó como lesiones gravísimas calificadas por abuso de cargo y uso de arma de fuego.

– El 19 de abril del 2014, Gerardo M. estaba en la vereda de su casa cuando aparece el acusado caminando, y para a su sobrino para requisarlo mientras lo apuntaban con la escopeta. La víctima se acerca para que pedirle que no los apunte porque eran menores y se iban a asustar. Flores comienza a disparar, ocho veces, provocando heridas gravísimas.

– El 21 de mayo del 2014, personal de la Comisaría 6º de Frontera se hizo presente en el domicilio de Víctor Robledo, lo detuvieron y mantuvieron alojado en un calabozo con abuso de funciones restringiendo su libertad. Luego, se consignó falsamente el ingreso de la víctima por averiguación de antecedentes. En el tiempo que estuvo en la celda no pudo ir al baño ni recibir alimento. Al día siguiente, fue trasladado al patio donde entre otros estaba Flores, quien omitió hacer cesar la privación ilegítima, lo golpearon y le colocaron un palo de madera detrás de su cuello sujetándolo con presitos, lo encintaron y cargaron en la parte trasera de un auto, lo llevaron a San Francisco y dejaron allí.

crucificado-san-fco-cadena3

Días después Carlos Flores lo habría ubicado en San Francisco y le solicitó que modificará su relato exculpando al personal ofreciendo una suma de dinero.

El próximo lunes, Victor R., otro de los policías implicados, tendrá una suspensión de juicio a prueba.

Comentários no Facebook