¿Vuelve Martín a «su» ciudad?

0
648

El vicegobernador electo de Córdoba Martín Llaryora retomaría el gobierno de San Francisco en los próximos días, con el objetivo de entregar formalmente el gobierno a su sucesor, el actual intendente interino Ignacio García Aresca, en diciembre próximo. En declaraciones Llaryora manifestó que desea cumplir su mandato como intendente, ocupando ese cargo hasta el 7 de diciembre, momento en que entregará la jefatura comunal a su amigo y reemplazante en este último año y medio.

El vicegobernador electo sorprendió al asegurar que quiere retornar a la máxima función ejecutiva para concluir la gestión.

El dirigente que encabezó la renovación del Justicialismo cordobés aseguró que una vez concluida la campaña electoral en la que apoya la candidatura presidencial de José Manuel De la Sota planea retornar a la conducción del municipio, aunque no hay precisiones sobre la fecha en que se concretaría su retorno.

En diciembre de 2013 Martín Llaryora fue convocado por el gobernador De la Sota para integrar el gabinete provincial, lo que lo obligó a solicitar licencia en el cargo de jefe de gobierno municipal. En esas circunstancias se realizó un enroque de figuras para ocupar su lugar, ya que quien debía suceder al intendente era la presidente del Concejo Deliberante Evelina Feraudo, pero la histórica referente del Justicialismo sanfrancisqueño se excusó mediante una nota. Fue así que resultó nominado por el Concejo Deliberante el vicepresidente 1º Ignacio García Aresca, quien asumió el cargo el 12 de diciembre del 2013.

“Ignacio ganó legítimamente el derecho a gobernar esta ciudad entre 2015-2019. Ese será su primer período y merece tener un traspaso del poder como no lo he tenido yo en 2007”, afirmó Llaryora durante la entrevista radial.

Justificando su decisión de reintegrarse al municipio, indicó que lo hace en retribución al apoyo que obtuvo de parte de los vecinos. “Tanto me apoyaron cuando decidí asumir el ministerio primero y luego la candidatura a vicegobernador y volveré para completar mi mandato”, señaló.

El retorno de Llaryora le daría al actual intendente la oportunidad de tomarse vacaciones antes de asumir la función en diciembre.

Desde la oposición siempre se cuestionó la salida del intendente hacia el gabinete provincial, argumentando que dejaba su cargo violando el mandato popular y dejando al frente de la administración a alguien que no fue votado por los sanfrancisqueños.

Este regreso también genera repercusiones, llegando algunos a recordar que no se le conoce al vicegobernador electo que se haya desempeñado fuera de la función pública en su vida laboral.

La sucesión del intendente en las ciudades que no cuentan con Carta Orgánica está regulada por la Ley Orgánica Municipal Nº 8102. En reiteradas ocasiones se planteó la necesidad de que San Francisco tenga su propia constitución pero ninguno de los gobiernos de distintos signos partidarios que se sucedieron en los últimos tiempos mostró seriamente voluntad política para ello.

En el caso concreto de San Francisco la licenciada tomada por Llaryora para ocupar funciones en el gobierno provincial se dio después de los dos años de haber asumido su segunda gestión municipal.

En consecuencia no fue necesario convocar a elecciones como si hubiera ocurrido si el apartamiento se daba antes de la mitad de su gobierno.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: LM de Córdoba

 

Comentários no Facebook