Un rockero con calle

0
807

en los historiadores del rock argentino que Luca Prodan y Norberto “Pappo” Napolitano tenían dos de los públicos más intensos de la década de 1980. Sumo y Riff fueron grupos emblemáticos de aquellos años y, hoy lo sabemos, capaces de despertar fanatismos que sobrevivieron a diferentes generaciones. Querrá el destino que Luca y Pappo se crucen de nuevo, esta vez en un plano simbólico, cuando este mediodía quede inaugurada la calle que lleva el nombre de este último en La Falda. El acto tendrá lugar en un punto clave, ya que será en la esquina que une las calles del Carpo y la de Luca Prodan, que existe desde 2003. El evento contará con la presencia de funcionarios municipales y artistas invitados, entre los que se destaca Luciano Napolitano, hijo del genial guitarrista.

“Cuando venía a La Falda, Pappo era un vecino más. Caía los fines de semana, yo le armaba una gira pequeña por diferentes localidades de la provincia con músicos locales”, rememora Carolina Amezaga, impulsora de la ordenanza municipal N° 2772, que propone cambiar los nombres de las calles por artistas de rock en La Falda. Además de Pappo y Prodan, en 2001 inauguró la calle Miguel Abuelo.

Desde 2011, a partir de la gestión del intendente Eduardo Arduh, Amezaga trabaja en el área de Cultura de la Municipalidad de La Falda, pero está ligada a la música desde mucho antes, desde los años en que la ciudad era sinónimo de festivales de rock. Fue parte de la logística en las ediciones de 1985, 1986, 1987 y 1992. Luego, en 2002, organizó La Falda Rock junto con José Palazzo, y desde entonces tuvo a cargo varios proyectos relacionados con el rock.

Uno de ellos también tendrá lugar hoy, el Magma Metal Fest, que coincide con la inauguración de la calle Norberto “Pappo” Napolitano. El grupo central del espectáculo, M.A.G.M.A., está integrado justamente por los músicos que acompañaban al Carpo en esas pequeñas giras cordobesas que organizaba Amezaga. Esta noche también actuarán GTX, Hammer, Eterna Agonía, Apocrypha, Arrasiva e Inkisición. Será en el Patio del Hotel Edén (Avenida Eden 1400) a partir de las 20.30, con una entrada a $ 50. Lo recaudado servirá para comprar un mamógrafo para el hospital de la ciudad.

“Años atrás, Pappo me hizo una apuesta”, cuenta Carolina. “Me dijo que nunca iba a poder poner su nombre en una calle, que mejor era poner un bar que se llamara así”. Sin embargo, a partir de este festival de metal, que se da en el marco de “La Falda bajo las estrellas”, esa designación se convirtió en una oportunidad ideal, ya que el Carpo, puntualmente con Riff, fue un faro para el heavy nacional.

Aunque el autor de Sucio y desprolijo ya no esté nosotros para pagar su apuesta, su nombre estará presente en las esquinas, en los carteles que ahora designan una calle en una de las ciudades más rockeras del país, al menos en su nomenclatura. “Igual esto no termina acá”, dice la funcionaria. “Hay varios nombres más en camino”.

 

Fuente: José Heinz para La Voz

Comentários no Facebook