Coronavirus: Reapertura de las escuelas en el mundo

0
130
Estudiantes hacen fila para ingresar a la escuela en la que realizarán el examen de acceso a la universidad o "gaokao" en julio en Beijing (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Para permitir el regreso a la escuela de miles de estudiantes, los establecimientos buscan instrucciones precisas, garantías para la salud y pautas claras sobre cómo actuar si surgen casos positivos.

La ONU pidió recientemente la reapertura de las escuelas “en cuanto sea posible” en todo el mundo para evitar una catástrofe educativa.

En aquellas áreas donde el virus parece estar bajo control, los expertos apuntan que los colegios tendrán que hacer ajustes para minimizar los riesgos cuando regresen los alumnos. Un declive sostenido en el número de contagios y una tasa de positivos menor del 2% son algunos de los indicios de que el coronavirus está bajo control,afirman algunos expertos.

Pero hacen falta instrucciones precisas, garantías para la salud y pautas claras sobre cómo actuar si surgen casos positivos. Estas condiciones, que pueden implicar reducir el número de alumnos por clase y el seguimiento sanitario riguroso de los centros, exigirán recursos y personal.

Ante las muchas incógnitas que todavía rodean al virus, los distritos escolares están enfocando este curso de varias formas. A continuación, la situación y las medidas adoptadas en distintas partes del mundo:

Alemania

El regreso a la escuela en Hanau, Alemania, el pasado 17 de agosto. (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

as clases se están reanudando en Alemania de forma escalonada, de acuerdo a lo usual en el país y al calendario de vacaciones escolares diferenciado de cada región(Land). Hasta la fecha el curso ha comenzado de forma presencial y en 9 de los 16 lander del país. Los últimos en reanudar las clases serán Baviera y Baden Württemberg, en el sur, donde se reinician el 8 y el 16 de septiembre, respectivamente.

En todos los estados federados se aspira a un regreso a las clases presenciales de forma regular, después de que el curso anterior quedase truncado por la pandemia y solo al final se reanudaron algunas actividades presenciales, por grupos de alumnos.

El retorno a las aulas se hace de acuerdo a parámetros de distancia social y medidas de higiene, aunque no hay una normativa definida en torno a la mascarilla.

Otros estados federados, como Berlín ya han impuesto la obligatoriedad de su uso en las zonas comunes del recinto escolar, patios y pasillos, pero no en el interior de cada aula. No obstante, al menos 41 de 825 escuelas berlinesas, alrededor del 4,5 %, han presentado casos de coronavirus entre el profesorado o el alumnado en las dos primeras semanas de clase, según publicó hoy el Berliner Zeitung.

Francia

Una escuela en Nantes durante la reapertura en mayo de 2020. (REUTERS/Stephane Mahe)

El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, descartó este jueves retrasar la apertura de las clases en Francia, prevista para el próximo día 1, pese al avance de la pandemia de COVID-19 en el país y ante las dudas emitidas por algunos docentes.

El ministro aseguró que hace un mes establecieron un protocolo de vuelta a clase, que establece las condiciones de distancia de seguridad entre alumnos y de higiene en las aulas, pero que ha sido reforzado en los últimos días ante el avance de la pandemia.

En particular, indicó que todos los docentes y los alumnos mayores de 11 años tendrán que llevar mascarilla en los espacios cerrados de los centros educativos “de forma sistemática” y no solo cuando no sea posible guardar la distancia de seguridad, como sucedía hasta ahora. El ministro justificó que no se aplique la medida a los menores de 11 años “porque las opiniones científicas consideran que puede ser contraproducente”.

El gobierno indicó que la evolución de la pandemia dictará, a nivel local, las medidas suplementarias que haya que tomar y no descartó que se puedan cerrar clases o colegios en caso de que se registren brotes en los centros.

Italia

Una estudiante durante los exámenes finales en una escuela de Roma (REUTERS/Yara Nardi)

Con vistas al comienzo del curso escolar el 14 de septiembre, todas las escuelas de Italia deben garantizar una distancia de al menos un metro entre los alumnos, por lo que el gobierno dispuso la compra de pupitres individuales que permiten asegurar el cumplimiento de la disposición.

No obstante, la entrega de estos pupitres recién se completaría en octubre, lo que obligaría a que los estudiantes porten mascarilla durante toda la jornada.

Además, el gobierno dijo que si se detecta un positivo por coronavirus en un colegio, éste se cerrará temporalmente para identificar posibles casos.

Por otra parte, los directores de escuelas y secundarias, inquietos por las condiciones para el inicio de los cursos, exigen que no sea comprometida su responsabilidad penal en caso de contagios de covid-19 en sus establecimientos. De acuerdo a las directivas vigentes, cada establecimiento debe disponer de una sala para aislar de inmediato a los casos sospechosos, pero el director no dispone de la facultad de decidir sobre un eventual cierre de su establecimiento. Por eso, los responsables piden que no se los acuse si aplican los protocolos sanitarios.

España

Estudiantes en la escuela Axular Lizeoa de San Sebastian (REUTERS/Vincent West)

Más de ocho millones de alumnos no universitarios comenzarán el curso dentro de pocas semanas en España, donde padres, profesores y estudiantes se muestran inquietos por al aumento de nuevos contagios de coronavirus y dudan de que escuelas, colegios e institutos estén preparados para garantizar la seguridad sanitaria de las clases presenciales.

El Gobierno aseguró que trabaja junto a las regiones desde hace meses “muy concienzudamente” con vistas al comienzo del curso y “hay procedimientos, protocolos y recomendaciones de cómo actuar y organizar las escuelas y los colegios”.

Sin embargo, las asociaciones de profesores y padres reclaman el liderazgo del Ministerio de Sanidad porque las medidas son diferentes según la región, debido a que las administraciones regionales son las competentes en políticas de educación.

Proponen medidas claras, como “tomar la temperatura a la entrada del centro escolar o desinfección de los zapatos”; también, test periódicos y masivos a toda la comunidad educativa y, si no es viable por falta de recursos, la contratación de un auxiliar de enfermería que supervise las condiciones de seguridad de los centros.

Reino Unido

Un aula vacía en Hertford (REUTERS/Andrew Couldridge/archivo)

El Ejecutivo británico aseguró que retrasar el calendario previsto para septiembre “no es una opción” y que todos los alumnos volverán a las aulas el próximo mes.

Los consejeros médicos de las cuatro regiones británicas han sostenido que los riesgos a largo plazo para los niños de mantener las escuelas cerradas son mayores que retomar las clases, a pesar de la pandemia de coronavirus.

Los médicos recalcan “la necesidad de mantener la distancia social” y otras medidas para limitar la transmisión “tanto dentro como fuera de las aulas, particularmente entre los trabajadores y entre los alumnos más mayores y los adultos”.

Países Bajos

Estudiantes en una escuela primaria en Den Bosch, Países Bajos (REUTERS/Piroschka van de Wouw/archivo)

Los colegios e institutos de las provincias del norte de Países Bajos empezaron a recibir el lunes pasado a todos los alumnos a jornada completa, sin mascarillas ni distanciamiento en clase, en pleno repunte del coronavirus, y ante el peligro de la ventilación precaria en las aulas.

El Gobierno holandés no ha tomado ninguna medida radical para el comienzo de curso y ha instado a todos los colegios a consultar con expertos externos si se necesita ventilación adicional; mientras tanto, han de mantener las puertas y ventanas abiertas para que circule el aire evitando los ventiladores y aires acondicionados portátiles porque no enfrían el aire, sino que lo distribuyen.

China

Estudiantes hacen fila para ingresar a la escuela en la que realizarán el examen de acceso a la universidad o «gaokao» en julio en Beijing (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Aulas desinfectadas, mascarillas y códigos sanitarios para entrar en los campus y pruebas de ácido nucleico: las autoridades chinas han dejado claro que el país no va a bajar la guardia en materia de prevención contra la COVID-19, y el comienzo del curso escolar no será una excepción.

La Comisión Nacional de Salud del gigante asiático decretó recientemente una serie de protocolos que guarderías, colegios y centros de educación superior deben cumplir a rajatabla con vistas al inicio del curso escolar, que comenzará en la primera semana de septiembre, aunque la fecha puede variar en función de la provincia.

Así, estudiantes, profesores y empleados tendrán que pasar controles de temperatura antes de ingresar en los centros educativos, que prevén clases mayoritariamente presenciales para los más de 200 millones de alumnos que componen el sistema educativo.

Además, se deberán desinfectar clases, comedores, dormitorios y laboratorios, y las escuelas de primaria y secundaria tendrán que poner en marcha una administración “parcialmente cerrada” cuando reabran: salvo excepciones, no permitirán la entrada de visitantes.

Estados Unidos

Escritorios con distancia social en una escuela primaria de Nueva York (Jeenah Moon via REUTERS)

En Estados Unidos, algunos distritos escolares están planeando combinar clases presenciales con otras virtuales para ayudar a mantener la distancia social. En otros como Atlanta, Houston y Los Ángeles, el curso comenzará sólo con clases en línea. En Nueva York, en las comunidades en las que el índice de positivos de coronavirus sea menor a 5 por ciento, los distritos escolares estarán autorizados a iniciar el ciclo lectivo 2020-2021 (previsto a comenzar a principios de septiembre) con clases presenciales.

Para reducir el riesgo, los expertos dicen que las escuelas deberían realizar ajustes para reanuden las clases presenciales.

Las medidas de seguridad recomendadas incluyen el uso de mascarillas en los centros y limitar el movimiento para que los niños permanezcan en la misma aula todo el día. También se aconseja separar varios pies los pupitres. Cancelar las asambleas, las comidas en la cafetería y otras reuniones también ayudaría, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Israel

Estudiantes en la colonia israelí de Maale Adumim en la Cisjordania (REUTERS/Ammar Awad)

Israel comenzará el nuevo año escolar el 1 de septiembre, una vuelta marcada por la crisis del coronavirus que las autoridades prevén compleja por los cambios para adaptarse a la situación, lo que requiere una preparación acelerada para dejarlo todo a punto y una importante inversión económica.

El gobierno indicó que el inicio del curso escolar deberá hacerse de manera suave, ya que las nuevas medidas no llegarán inicialmente a todos los centros educativos y será un proceso gradual.

El plan prevé que los niños de guardería y de los primeros dos cursos de primaria asistan a las aulas manteniendo el formato habitual. En los cursos superiores y hasta el instituto, los grupos se reducirán y serán de un máximo de 18 alumnos, y se combinará la formación en el aula con la virtual: los estudiantes harán dos días de clase presencial, y el resto será de forma telemática.

Brasil

Alumnos de una escuela privada de Río de Janeiro en una clase el pasado martes, tras el regreso a las aulas de algunos educativos en Brasil. EFE/ Antonio Lacerda

Brasil se enfrenta al dilema de que sus estudiantes regresen a clase o permanezcan con aulas virtuales, en medio del recelo de padres y profesores ante una pandemia que no cesa y que esta próxima a dejar 100.000 víctimas.

Algunos estados, como Maranhao (noreste)y Río de Janeiro (sureste), autorizaron a principios de mes el regreso presencial a clases de las escuelas privadas, aunque la medida no fue aplaudida por muchos padres y profesores que consideran prematura la reapertura de los colegios.

La situación no es igual para quienes estudian en colegios públicos. Primero, porque la mayoría no cuenta con recursos para seguir de cerca aulas virtuales, sea por la falta de conectividad o por la carencia de aparatos con la tecnología que lo permitan. Segundo, porque la necesidad ha llevado a muchos jóvenes a abandonar las aulas para ayudar a rebuscar el pan de sus casas luego de que sus padres quedaran sin empleo por la pandemia. Y tercero, porque muchas escuelas se quedaron sin recursos, pues fueron reducidos para la lucha contra el nuevo coronavirus y lo que quedó fue destinado para implementar el sistema de capacitación virtual, lo que dejó a las redes públicas sin un presupuesto adecuado para garantizar un regreso seguro a los colegios.

A eso se suma la disparidad en la toma de decisiones entre Gobiernos regionales y municipales, lo que ha impedido un avance coordinado entre la comunidad académica. De acuerdo con el Mapa de Actividades Educativas en Brasil, que publica diariamente la Federación Nacional de Escuelas Privadas (Fenep), además de Maranhao y Río de Janeiro, otras diez regiones del país tienen previsto reiniciar clases entre mediados de agosto y septiembre y 14 más todavía no han definido fecha.

Uruguay

Una escuela rural en San Jose, Uruguay. Fueron las primeras en abrir en el país (REUTERS/Mariana Greif

En Uruguay, la reapertura de las escuelas pudo reanudarse antes que en el resto de los países vecinos. Uruguay reinició las clases presenciales en escuelas y liceos 1 de junio en casi todo el país. El 15 de junio ya habían abierto los sextos años de liceos, las escuelas aprender y de tiempo completo así como los jardines de infantes. A finales de julio volvieron a las clases los estudiantes de las escuelas públicas y privadas de la capital Montevideo y su área metropolitana.

La reapertura se dio bajo el estricto protocolo elaborado por la Administración Nacional de Educación Pública, que establece las modalidades de ingreso y salida de los alumnos, las pautas de distanciamiento social, un cuestionario sobre posibles síntomas que deben responder los niños y adolescentes al entrar, así como el uso de tapabocas y qué hacer en caso de que aparezca un caso positivo de covid-19 en un centro educativo.

Ecuador

Dos niños haciendo cuentas en una tarea de matemática en la improvisada escuela de Denisse Toala en el barrio Realidad de Dios, en Guayaquil. (REUTERS/Santiago Arcos)

El gobierno anunció un plan piloto en diferentes puntos del país para el retorno a las aulas de manera presencial, que será de forma voluntaria, iniciará con un día a la semana y con un tercio de los asistentes regulares a los centros educativos.

El retorno de los escolares será voluntario, se evitarán espacios con riesgo de aglomeración, no habrá cafeterías ni comedores abiertos y los alumnos deberán traer los alimentos de casa y comer en las aulas. Además, los recreos serán en momentos diferentes para cada clase y menos de un tercio de los asistentes regulares podrán estar presentes en el establecimiento educativo.

Las primeras semanas la asistencia será de un único día, lo que permitirá mantener el control sobre el cerco epidemiológico y permitir evaluar la situación para conocer si se amplía la implementación del proyecto.

Fuente: Infobae

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here