El Gobierno, postergará el pago de su deuda con el FMI aunque no salga del default con los bonistas

0
104
Sergio Chodos y Martín Guzmán, en las negociaciones con el FMI a principios de este año

El equipo económico entiende que el aval de ayer del organismo demuestra que está actuando de buena fe con los acreedores privados y que, por lo tanto, podrá aplazar la devolución de la deuda de USD 44.000 millones por otros tres años; otro grupo de inversores presentó su propuesta.

El Gobierno cree que, luego del nuevo aval que recibió ayer del Fondo Monetario Internacional (FMI), podrá refinanciar su abultada deuda con el organismo multilateral, aunque no consiga una alta aceptación en el canje que prevé realizar con los bonistas como para salir del default.

Así lo explicaron calificadas fuentes del equipo económico, que afirmaron que el comunicado de ayer del FMI, en el que se afirma que el Gobierno solo tiene un espacio limitado para subir su oferta a los bonistas, respalda su estrategia de mostrar que está negociando “de buena fe”.

Hoy, la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Julie Jozack, dijo que “todavía hay espacio para que la Argentina incremento sus pagos a los acreedores privados”. Ayer, el organismo dijo que ese “espacio” no debe vulnerar el esquema de sustentabilidad que planteó la Argentina, por lo que dio a entender que podría llegar a 50 dólares. En particular, el organismo afirmó que no puede haber una carga importante hasta 2024, justamente cuando el país debería terminar de pagar su deuda por USD 44.000 millones contraída a partir de 2018.

Este concepto, clásico en las reestructuraciones de la deuda, es clave para que el organismo que lidera Kristalina Georgieva “acepte reestructurar la deuda de la Argentina”, a partir del programa firmado en el gobierno de Mauricio Macri.

“Si están diciendo que actuamos de buena fe con los bonistas, tienen que aceptar postergar la deuda que tenemos con ellos”, aclaró la fuente oficial.

Para el Gobierno, el otro significado importante del comunicado de ayer del Fondo es simbólico. “Los acreedores pensaban que tenían al FMI en el bolsillo, pero esto demostró lo contrario; el FMI está con la Argentina, no con ellos”, dijo la fuente.

Por lo tanto, aunque Economía no pueda conseguir una alta adhesión entre los bonistas y el país siga en default por un largo tiempo, creen que el FMI avalará una postergación de los pagos del país al organismo. Al respecto, descartaron que el apoyo del staff y de Georgieva puedan encontrar obstáculos en el directorio del Fondo. “Nada sale sin el aval del board”, indicó el funcionario argentino.

Al respecto, el representante argentino ante el Fondo, Sergio Chodos, explicó semanas atrás en Infobae que el Gobierno pretende firmar otro stand by con el organismo para pagar la mencionada deuda en un plazo más extenso que el período 2021-2023 previsto en el stand by firmado en 2018. Posiblemente, buscará estirarlo otros cuatro años.

Hoy, en declaraciones a diversas radios, Chodos dijo que “hay muchos en el FMI que reconocen que hay un problema” con el programa vigente, pero aclaró que también habrá inconvenientes con las condicionalidades que traiga aparejada la firma de un nuevo programa de refinanciamiento.

Sobre la negociación con los acreedores, dijo no ser “pesimista, porque hay como un proceso de curvas que se van acercando lentamente. Y creo que la Argentina podría mover un poquito más la última oferta». Además, agregó que “la pérdida de capital es casi inexistente, por lo cual los acreedores no van a perder: van a ganar menos».

En este sentido, como indicó Infobae, el Comité de Acreedores de Argentina (ACC) -integrada por Fidelity, Greylock, Hans Humes y Fintech– afirmó esta mañana que la oferta que le presentó al Gobierno respeta los parámetros que utilizó ayer el FMI en su nota técnica sobre la deuda.

El comité de Humes afirma que su oferta está alineada con la evaluación de la deuda argentina que hizo el FMI

“La última propuesta del ACC se ajusta a la evaluación del FMI sobre la capacidad de pago de la República, al tiempo que requiere que Argentina realice un modesto esfuerzo fiscal anual de 0.2% del PIB, el cual se puede lograr fácilmente mediante la implementación de políticas económicas que promuevan el crecimiento”, afirmó.

De inmediato, aclararon que “llegar a un acuerdo en tales términos sería mucho menos costoso para la economía argentina y su pueblo que permanecer en el estado actual de moratoria”.

“En consecuencia, el ACC continúa creyendo que la mejor manera de avanzar es a través una resolución consensuada entre las partes”, expresó, para referirse en forma elíptica a su frustración porque el equipo económico no avanza en el diálogo, ni siquiera con ellos, que están a 3 dólares de la oferta oficial.

Según este comité, la propuesta le brindaría a la Argentina “un alivio financiero de aproximadamente $35 mil millones en Bonos elegibles, y $70 mil millones considerando todos los instrumentos de deuda en moneda extranjera”.

La semana pasada, los comités Ad Hoc liderado por BlackRock y el de los Exchange Bondholders presentaron una propuesta conjunta que tiene un valor cercano a los 60 dólares, 10 más que el techo al que pretende acercarse el Gobierno con su oferta “enmendada”.

Hasta ahora, formalmente el Gobierno presentó ante la comisión de valores de EEUU una de 40 dólares, pero la semana pasada indicó en un comunicado que la revisó y se podía estirar hasta 47. Dado el comunicado del FMI, ese valor pasaría a 50, con el aporte de un cupón ligado al crecimiento económico o a otro precio, como el de alguna materia prima o de la variación de las exportaciones.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here