Está libre el conductor del auto pero seguirá imputado por la muerte del motociclista

0
114

Paulo Omar Benavídez (23) había sido demorado luego de protagonizar el trágico accidente en la madrugada del domingo en barrio Catedral.

Tras designar como defensores a los abogados penalistas Luis Alfredo Moyano y a su hija, María de la Fe Moyano, el conductor del automóvil que protagonizó la tragedia el domingo por la madrugada recuperó su libertad ayer por la tarde.

En tanto, Paulo Omar Benavídez (23) seguirá imputado como supuesto autor de «homicidio culposo agravado por el uso de vehículo automotor».

Este joven conducía y era el único ocupante del Volkswagen Gol Trend blanco que chocó con la motocicleta que conducía Leonardo Ezequiel Acosta (24), quien falleció de forma instantánea, mientras que otro joven que lo acompañaba en la moto, Marcos Luciano Peludero (23), sufrió heridas leves.

Benavídez permaneció desde el momento en que ocurrió el lamentable accidente en calidad de demorado en la Alcaidía de la Departamental San Justo.

El contar con un trabajo, poseer domicilio familiar y no tener antecedentes penales fueron cuestiones claves para que el fiscal de Delitos Complejos, Bernardo Alberione, decidiera ordenar la libertad del conductor este lunes por la tarde y se especula que en el transcurso de la semana le tomará declaración indagatoria.

En la fiscalía aguardan contar con el resultado de la autopsia efectuada la víctima fatal como así también los análisis sanguíneos realizados al conductor del automóvil y al acompañante del motociclista.

Las pericias sobre la mecánica del accidente estuvieron a cargo de la flamante delegación de Policía Científica en San Francisco.

Recordemos que el trágico accidente se produjo a las 5.30 del domingo en la esquina de las calles Libertad y Sarmiento, en donde colisionaron el Gol Trend que guiaba Benavídez y la motocicleta Honda XR 150cc en la que se conducían Acosta y Peludero.

Por el impacto, el automóvil detuvo su marcha a unos 15 metros de la esquina con la moto debajo del tren delantero.

FUENTE: La Voz de San Justo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here