La herencia económica que le deja Macri al próximo gobierno, según un banco español

0
72

El Santander enumeró una serie de activos y pasivos que dejará este gobierno al que asuma en diciembre. Dicen que el punto de partida será mejor que el del 2015.

Una balanza con activos y pasivos. Con esta modalidad  –siempre polémica y opinable– el banco español Santander buscó profundizar en la herencia económica que el gobierno de Mauricio Macri deja para la futura administración. Claro que también podría ser una «autoherencia» en el caso de que sea el propio Presidente quien consiga la reelección. Y a pesar de la elevada inflación, el endeudamiento, la caída del salario real y la recesión, el resultado –según esta entidad– no es tan malo.

Sergio Galván, economista jefe de Santander Río, fue quien presentó esta balanza del «día después» para describir la herencia que deja el gobierno. «A pesar de los problemas que todos conocemos, el punto de partida para el próximo gobierno será mejor que el del 2015. Pero el margen para seguir mejorando es muy finito y cualquier paso en falso que se dé posteriormente podría profundizar la crisis», explicó. Fue durante el XVIII Encuentro Santander-América Latina que se está realizando en Madrid.

Los cinco puntos más importantes del «activo» que enumera la entidad son los siguientes:

Tipo de cambio más competitivo: Tras la devaluación, el dólar quedó a un nivel más alto en términos reales, lo que mejora la competitividad de las empresas.

Cuentas fiscales con mayor equilibrio: este año se apunta al déficit primario cero, que era de casi 5 puntos en rojo en 2015.

Transparencia de las cuentas públicas: Las estadísticas del INDEC son creíbles y fue uno de los puntos incluidos por Mauricio Macri entre los 10 consensos básicos.

Precios de la energía adecuados: la adecuación tarifaria fue uno de los ajustes más duros en la gestión macrista. Pero ahora es mucho menor el camino que queda por recorrer.

Relación con el mundo: la Argentina se transformó en un país integrado, como lo demostró no solo la reunión del G-20 en Buenos Aires, sino también el megapréstamo del FMI, que contó con el respaldo de las grandes potencias.

La contracara son los «pasivos» que este gobierno deja para la próxima administración. Estos serían los más pesados, según Santander:

Aumento de la deuda pública: el gobierno de Macri emitió bonos por más de USD 90.000 millones y ahora tuvo que recurrir al FMI para poder enfrentar los vencimientos. La buena noticia, destaca Galván, es que cuando se deja afuera la deuda en manos del sector público (por ejemplo ANSES) el peso versus PBI cae a menos del 50%.

Mayor nominalidad de la economía: se da en las principales variables financieras, como tipo de cambio, inflación y tasas de interés, como también los salarios. Vuelve más complicado volver a niveles apropiados, ante la característica inercial de los ajustes.

Falta de inversión privada: la «lluvia de inversiones» nunca llegó y teniendo en cuenta la gran incertidumbre electoral tampoco sucederá este año. Es uno de los grandes desafíos de la próxima administración.

Elevada presión impositiva: la reforma tributaria no consiguió superar uno de los grandes problemas del sector privado para invertir y conseguir rentabilidad. Sin embargo, asegura el economista del Santander Río, el principal foco debería estar puesto en cumplir el pacto fiscal y que las provincias bajen su carga impositiva.

Ciclo económico negativo: éste será el segundo año de recesión y hace ocho años que la Argentina no crece, más allá de los «serruchos». Sin embargo, estar en el piso del ciclo también puede convertirse en una oportunidad con políticas adecuadas para conseguir la recuperación.

FUENTE: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here