Los ex «Casados con hijos», enfrentados por la versión teatral y enojados con Florencia Peña

0
412

«Este año podíamos todos», se lamentó Guillermo Francella, quien adelantó que no sabe si podrá hacer en 2020 la versión teatral de la popular comedia. La actriz que personificaba a «Moni Argento», el factor clave para que estalle otra interna retro, como la de «CQC».

Durante el año pasado cobró fuerza el rumor de que la versión teatral de Casados con hijos, a esta altura un programa icónico de la televisión argentina, levantaría el telón en 2019. Pero de inmediato llegó la la desmentida: Florencia Peña, una de las protagonistas de la sitcom que todavía repite Telefe, ya estaba contratada para encabezar el musical Cabaret (que a poco de su estreno en el Liceo Comedy, ocupa el segundo lugar de la taquilla porteña). Y sin ella -la desopilante Moni Argento en la ficción-, la posibilidad de que el programa de televisión se traslade a las tablas, por el momento quedó trunca.

Surgieron entonces los enojos, porque todo estaba muy avanzado para que el proyecto se realizara. Y todos apuntan a Peña, ya que fue la única que dio la negativa. Hasta Luisana Lopilato, que vive en Canadá con su familia, estaba confirmada. Ahora Flor asegura que el proyecto se hará el año que viene, pero Guillermo Francella -la cabeza de compañía, siendo Pepe Argento– no lo da por sentado: «Yo este año podía, el año que viene no sé…», avisó el actor en una nota con Confrontados, por El Nueve. De este modo, el proyecto quedó en suspenso.

Más allá de los formalismos y las declaraciones políticamente correctas hay una interna silenciosa en el elenco de la comedia televisiva que es un fenómeno de culto. Grabada en dos temporadas, durante 2005 y 2006, estaba basada en la sitcom que Sony realizó en los Estados Unidos, a lo largo de 11 años. Francella, Peña y los Lopilato (Luisana y su hermano Darío), además de Érica Rivas y Marcelo de Bellisprotagonizaron 212 episodios que se repitieron desde entonces en infinidad de emisiones, por la que los actores cobran las pertinentes regalías.

«A veces quisiera matar a Moni Argento«, ha llegado a confesar Florencia Peña, quien mantiene un relación de amor y odio con ese personaje. Por un lado, sabe de la gran popularidad que le dio, del afecto por el proyecto y sus compañeros; por el otro, observa que muchísima gente solo le hace referencia a ese personaje y no a muchísimos que interpretó después, como si su carrera se redujera a la esposa de Pepe en Casados con hijos.

Esa contradicción interna es la que, en visión de algunos de sus ex compañeros, la vuelve reticente a hacer la obra de teatro. El proyecto para hacer el teatro Gran Rex durante tres meses -en principio- se armó con la compra de los derechos a Sony por parte de Telefe/Viacom a través del productor Axel Kustechazky, uno de los adaptadores de la sitcom para televisión.

Se había elegido los meses de mayo, junio y julio de este año porque Luisana –Paola Argentoen la ficción- podía instalarse en Buenos Aires, ya que es el receso escolar en Canadá. Hasta su marido, Michael Bublé, había aceptado suspender actividades de su carrera internacional para quedarse aquí con ella y sus hijos, priorizando un gran momento para el propio éxito de la actriz.

«Estábamos todos para hacerlo. Luisana venía a Buenos Aires, hablé por teléfono con Erica (Rivas, María Elena Fuseneco en la historia) y me dijo que sí. Pero Florencia no pudo», explicó Francella. Su contrafigura también lo reconoció: «Un poco se cayó por mí», reconoció la ex jurado del Bailando 2018. Aunque dejó abierta una posibilidad: «Vamos a hacerlo un ratito en 2020, como un chiste…«.

Pero es chisteno parecía serlo tanto para el resto del elenco, quien está supeditado a la decisión de los protagonistas. En medio de los dichos que aseguraban que la versión teatral llegaría con seguridad el año que viene, Francella lo puso en duda, ya que no sabe qué proyectos encarará en esa época. El actor ha hecho una gran apuesta por su carrera cinematográfica, filmando papeles distintos como los de Animal Mi obra maestra, solo por citar los últimos.

«Si la hacemos tenemos, que estar todos. De lo contrario, no se hace», es la premisa del elenco. La oferta es tentadora: llenar el Gran Rex durante tres meses aseguraría una ganancia millonaria para todos, puesto que la mayoría firmaría un contrato que incluye un fijo y porcentaje de la venta de entradas. Al ser «ellos o nadie» el precio sube para todos. Francella, Florencia Peña, Marcelo de Bellis, Erica Rivas, Luisana y Darío Lopilato. Todos o ninguno.

Pero para la creadora del personaje de Moni Argento este año hubo un proyecto superador: ella misma le llevó a Gustavo Yankelevich, acompañada por el escenógrafo y puestista Alberto Negrín el proyecto de Cabaret. El personaje de Sally Bowles, que interpretara Liza Minelli en Boradway, era un sueño para la actriz. Cuando tuvo el sí, se dedicó de lleno a este musical recién estrenado, de producción gigante y factura perfecta.

La actriz sabe que la versión teatral de Casados con hijos no se hizo este año -con el riesgo de no hacerse nunca- por su decisión. Pero son varias las circunstancias que la hacen dudar. No solo aquello de «matar a Moni» sino también el tratamiento del humor de la historia en esta época: pasaron casi 15 años de la versión televisiva argentina, y ya no podía hacerse mucho de lo que causaba gracia en la sitcom. El humor machista, a menudo cosificador, el enfoque de los personajes y el código de sus relaciones tendrá que ser tenido en cuenta para adaptarse a estos tiempos. Pero para que eso pase el proyecto deberá tomar forma y hoy, según su máximo protagonista, nada está asegurado.

FUENTE: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here