Predio del Surrbac: los amenazó con una pistola porque le molestaba la música

0
168
Fue en la noche del jueves. El hombre apuntó con el arma al encargado del predio y al responsable de la escuela de verano porque el volumen le parecía alto.

Una escena se vivió en la tardecita del jueves en el predio del Surrbac en barrio El Prado en San Francisco: un hombre irrumpió armado en medio de un festejo de una escuela de verano infantil y amenazó con una pistola al encargado del lugar y a un profesor de la escuela para que bajen el volumen de la música.

El hombre, un médico identificado como Fernando Zorzi, fue reducido y posteriormente detenido por la Policía, según fuentes policiales y de la escuela de verano.

Ignacio Brigatto, responsable de la escuela, contó a este medio el dramático momento vivido, que afortunadamente no pasó a mayores luego de que el agresor fuera reducido.

“Fue una locura, pudo haber pasado cualquier cosa”, resumió Brigatto, quien aclaró que los más de 50 niños presentes no se percataron de la situación ya que se encontraban en otro sector.

Lo que ocurrió

Todavía impactado por el hecho, Brigatto relató que se encontraban celebrando el cierre de actividades de la escuela de verano a su cargo, para la cual alquila el predio al sindicato Surrbac.

“Eran las ocho de la tarde aproximadamente y estábamos poniendo música porque era la actividad de cierre de la Escuela. Vinieron dos vecinos a pedir que bajemos la música, uno lo hizo de buena forma pero el otro estaba muy alterado, decía que nos iba a cagar a trompadas. Los chicos estaban en otro sector del predio y no se enteraron”, comenzó Brigatto, que es profesor de educación física.

Ante esto, el docente le manifestó que le estaba faltando el respeto y que de esa manera no iba a hablar. “Ahí llegó Hugo Cerioli, encargado del predio, y este hombre Zorzi también le decía que nos iba a cagar a trompadas y que bajemos la música, siempre muy agresivo y de mala manera”, continuó.

Tras esto, según narró Brigatto, vino lo peor: Zorzi les mostró un arma que tenía en la cintura y la quiso sacar. “Cerioli no se la dejó sacar y le metió una trompada que lo tiró al suelo, pero se levantó y nos apuntó a los dos. Yo atiné a correr. Después cuando la bajó lo agarraron entre varios, le sacaron el arma y llamaron a la Policía, que se lo llevó detenido”, agregó.

Brigatto aseguró que era la primera vez que ponían música en la escuela de verano, por ser la actividad final, y que no habían tenido quejas anteriores.

Y manifestó su consternación sobre lo que podía haber pasado si el hombre gatillaba o se le escapaba un disparo. “Una locura, no tengas dudas que pudo haber pasado cualquier cosa, una tragedia”, dijo.

Los chicos no lo supieron

El docente subrayó que en ningún momento los más de 50 niños y adolescentes que disfrutaban de la actividad se enteraron del hecho porque se encontraban en otro sector del predio, mucho más lejos.

“Sí vieron cuando llegó la Policía, pero les dimos una explicación y seguimos normalmente, la pasaron muy bien y se divirtieron”, explicó Brigatto.

Finalmente, Brigatto desligó al otro vecino por la escena. “Nos pidió de buena forma si podíamos bajar la música y cuando pasó todo esto también estaba muy sorprendido, después nos explicó que simplemente se habían cruzado con Zorzi en el camino, pero que no sabía que estaba armado. No tuvo nada que ver”, concluyo.

El arma no estaba cargada

Fuentes policiales indicaron que el arma, una pistola Tanfoglio 9 mm, no tenía cartuchos.

FUENTE: El Periódico

Comentários no Facebook