No fue a la cárcel por el crimen de Margaría pero volvió a asaltar

0
178

Un violento asalto fue cometido en la tarde de ayer en el camino interprovincial y calle 5, en el sector ubicado detrás de la planta de gas de ciudad de Frontera, cuando un hombre de 47 años -Julio César Cabrera- fue abordado por dos delincuentes que a punta de pistola -sería una réplica de arma 9mm- le robaron la motocicleta en la que se conducía. Un testigo que advirtió la situación corrió a uno de los malhechores hasta alcanzarlo y entregarlo a la policía, y el otro pudo escapar a bordo del vehículo sustraído.

Hasta aquí un hecho más de la crónica policial pero lo insólito fue que quien portaba el arma y fue detenido es Ari Sánchez (20), uno de los dos sentenciados por el caso Rolando Margaría, que hace apenas 5 días quedó en libertad tras el juicio por el robo y homicidio del empleado de Epec, y que en pleno transcurso del proceso también había protagonizado un hecho de robo.

Por su parte, el joven que pudo huir ya habría sido identificado y pertenecería a la banda conocida como «Los Wachos del Pasaje», que según denuncias, atemoriza a un sector de barrio San Francisco.

De acuerdo a lo relatado por el propio Cabrera, había detenido la marcha de la moto -una Guerrero Trip roja patente 914 EDR- porque se encontró con su hija y se pusieron a charlar.

«Dos jóvenes venían caminando, me ven y se acercan, ahí empiezan a exigir que les entregara el celular y la moto, trato de resistirme pero uno de los delincuentes -Sánchez- sacó un arma, me apuntó y me la apoyó en el cuello para amenazarme», narró la víctima.

Cabrera se trenzó en lucha con el delincuente armado lo que le ocasionó algunas lesiones leves por las que fue atendido en el Hospital «J. B. Iturraspe».

El otro malviviente se subió a la moto de Cabrera y huyó a toda velocidad, mientras que el que llevaba el arma fue reducido por un joven que pasaba por el lugar y se percató de lo sucedido y lo corrió varias cuadras hasta alcanzarlo en avenida Las Malvinas y Brigadier Bustos, ya en San Francisco. Efectivos de un móvil del Comando de Acción Preventiva (CAP) que patrullaba el sector, con colaboración de Bici Policías, se acercó y lo detuvieron.

Desesperado pedido

Lo ocurrido rápidamente se ventiló en las redes sociales donde una joven familiar de Cabrera hizo un desesperado pedido que acompañó con la imagen de la moto sustraída: «Acaban de robar esta moto por el interprovincial, cualquier dato es importante, por favor. Mi mamá está desesperada. A vos que la robaste, si llegas a ver mi estado hablame, no te das una idea de cómo trabajan para tener algo. La usan para trabajar», escribió Micaela Lencinas.

Esta noche nada se sabía aún sobre el paradero de la moto y la policía trabajaba para dar con el autor del robo que se fugó, mientras su cómplice permaneció primero detenido en la Departamental San Justo y luego por orden de la Justicia de Rafaela, se ordenó su traslado a la comisaría 6ª de Frontera, donde se encuentra alojado.

Libre para volver a delinquir

El pasado miércoles Sánchez, acusado por el crimen de Rolando Margaría (60) junto a otro joven, Ramiro Andrés Sosa, fueron hallados responsables del hecho, aunque no fueron a prisión sino que se les impuso medidas tutelares durante un año. Mientras que un tercer acusado fue absuelto en una sentencia que fue duramente criticada por la familia de la víctima.

La Fiscalía había pedido seis años y ocho meses para dos de los imputados, mientras que la defensa de los acusados había solicitado la absolución de sus representados.

Sánchez había sido detenido además el día anterior tras robar una caja que contenía dinero para ayudar a la Protectora de Animales, que se encontraba en una panadería de Bv. Roque Sáenz Peña al 400, y amenazar con un cuchillo a policías al resistirse al arresto.

El juez de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y de Familia, Carlos Viramonte, fue el magistrado del juicio en reemplazo de Esther Martínez, titular del Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familiar y Penal Juvenil, quien se encuentra de licencia.

Los tres llegaban acusados al juicio, que comenzó el pasado lunes 18 de febrero, por la muerte de Margaría, que fue apuñalado afuera de su casa de barrio Sáenz Peña el domingo 12 de julio de 2015 y falleció 10 días después.

En ese entonces los tres acusados tenían entre 15 y 17 años.

FUENTE: La Voz de San Justo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here