La llegada de Luis Miguel a Córdoba a horas de su show

0
113
Tras presentarse en Chile, el cantante llegó a la Argentina para realizar tres recitales. Esta noche cantará ante sus fanáticas en el Superdomo.

Luis Miguel ya está en Córdoba para continuar con su tour 2019. El primer show de tres que dará en nuestro país en el marco de su premiada gira México por siempre será este martes a las 21 en el Superdomo, para continuar en Buenos Aires el 1 y 2 de marzo en el Campo Argentino de Polo.

El cantante mexicano puso los pies en Argentina y sorprendió al público que lo esperaba. Llegó a la ciudad en un vuelo privado proveniente del aeropuerto chileno Merino Benítez, después de haber agotado cuatro conciertos en Santiago de Chile.

Su ingreso al aeropuerto Ambrosio Taravela de la capital cordobesa fue cerca de las 21:30, y lo hizo acompañado de sus asistentes, ya que sus músicos habían pasado por el lugar horas antes. Como ya es habitual en el consagrado artista, su llegada estuvo signada por el hermetismo con el que se maneja su producción.

Las condiciones estuvieron dadas para que él acceda de una manera cómoda y relajada al país, ya que a esa hora en el aeropuerto todo es más calmo: la ausencia de pasajeros y de prensa favoreció su desembarco. El astro descendió de su avión y en la misma pista de aterrizaje un séquito de custodios lo acompañaron para que realice los trámites de rutina, propios de un ingreso internacional.

Casi una hora después, él y su equipo se retiraron a bordo de una camioneta de alta gama, negra con vidrios oscuros. Luego, llegaron al lujoso hotel Sheraton que siempre elige en sus visitas a Córdoba.

En la explanada, lo aguardaba una guardia de fanáticos con gritos, carteles, pancartas, regalos y anhelando, que al igual que en Chile, les regalara algún gesto. Antes de llegar al estacionamiento de destino, asomó el torso por la ventanilla de atrás y con una sonrisa eterna y brillo en los ojos. Compartió saludos, roces y expresiones de afecto y emoción con sus seguidores.

Aunque muchos prefieren seguir aferrados al mito que no se lo puede mirar a los ojos, desde hace un tiempo, el artista ha cambiado su actitud con sus seguidoras y la prensa. Incluso, el año pasado contó por primera vez su historia de vida a través de una serie de Netflix protagonizada por Diego Boneta. Hoy, nos encontramos ante un Rey con trato amable y descontracturado.

Para las fanáticas de Chile también hubo una actitud afectuosa. Al finalizar su última actuación en Movistar Arena, el ídolo mexicano, se detuvo con su camioneta en plena avenida para saludar a las admiradoras a modo de agradecimiento.

Sonriente, distendido y amoroso con sus fans, a tal punto que ordenó detener el transporte en el que se desplazaba para saludar con caricias a sus seguidoras que lo aguardaban en calle después del cierre del show.
Rodeado de custodios pero de muy buen humor, la acción sorprendió para bien.

¡Hay Rey Sol para rato! ¡Y anda de muy buen humor!

FUENTE: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here