Vicky Xipolitakis: “Llegué a pesar 35 kilos, era un hueso caminando”

0
74

Feliz con el embarazo, la exvedette habló de los cambios corporales y recordó los trastornos alimenticios que tuvo en la adolescencia.

De regreso en la Argentina para dar a su primer hijo, Salvador, Vicky Xipolitakis (31) fue a Incorrectas, el programa de Moria Casán, para hablar de su feliz dulce espera y de su presente familiar junto a Javier Naselli (52), empresario con quien se casó en Nueva York.

Con la mente y el corazón apuntando a su bebé, a la Griega el preguntaron cómo se lleva con los cambios físicos, mientras cursa el séptimo mes de gestación y luego de confesar en más de una oportunidad que en la adolescencia sufrió anorexia.

“Disfruto el cambio corporal. Dejé mi ego en segundo plano. Como más para alimentar a mi hijo, no me importa si me veo gorda. Ahora creo que peso casi 70 kilos y antes estaba en 50”, dijo Vicky, con una enorme sonrisa.

Luego, y poniendo como ejemplo la valiente confesión de Cande Tinelli, quien manifestó haber tenido anorexia y bulimia durante 12 años, Moria le preguntó a la exvedette cómo fue su paso por la enfermedad hasta recuperarse. Y ella dio duros detalles: “Tomaba solo agua. Esa fue la única etapa de mi vida en la que se me borró la sonrisa de la cara. Era un cadáver caminando, se te mete como un mal adentro del cuerpo. Si todos hacían dieta, yo hacía más, quería llamar la atención y casi me muero. Salí (de la enfermedad) gracias al amor de mi familia y cuando la escuché a mi mamá llorar. Además, no me gustó cuando me vi en el baño intentando provocar situaciones, por los atracones”.

Sin embargo, su relato hizo que las panelistas le pidan que ahonde, para plasmar lo delicado que es el tema, y Xipolitakis accedió: “Me quería poner linda y terminé horrible. Es todo de la cabeza. Estás linda si comés bien y si entrenás saludable. Tomaba seis litros de agua por día. Así pasé unos meses, no tenía grasa corporal. Llegué a pesar 35 kilos, midiendo 1.70.  Era un hueso caminando… Cuando la escuché llorar a mi mamá, dije ‘¿yo voy a hacer sufrir a mi familia?’. Y empecé a comer despacito”.

FUENTE: Ciudad Magazine

Comentários no Facebook