Elisa Carrió salió a cenar y les mandó un mensaje a los radicales que comían con Macri en Olivos

0
168

Ocurrió una llamativa coincidencia el martes por la noche. Mientras Mauricio Macri recibía a la cúpula radical en Olivos para calmar los ánimos luego de las recientes declaraciones de Elisa Carrió, la cofundadora de Cambiemos salió a cenar para reivindicarse con el mozo al cuál le había dejado apenas cinco pesos de propina.

“Que chistoso este bife de chorizo”, tuiteó Carrió. Junto a su enigmático mensaje se encargó de arrobar al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y al jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, Mario Negri. Justamente dos de los comensales de la cena de Olivos.

Hace algunos días, la diputada nacional había recomendado a la clase media y a los más pudientes no dejar de dar propinas: “Dos o tres millones de personas viven de esa changa, no hay que cortar ese círculo”, indicó.

La polémica se tornó todavía más grande cuando se supo que la dirigente le había entregado solo cinco pesos de propina a un mozo de La Plata. Tras la recomendación en televisión, el empleado salió a recordar lo sucedido en aquella ocasión: “No se comportó muy bien. Por lo menos acá se deja 10% de propina. Ella hizo un buen gasto y me dejó $5. Me sentía bastante indignado en ese momento”.

Este martes por la noche, Carrió se reencontró con el mozo y se mostró dejando una nueva propina, esta vez de un mejor valor: cien pesos. 

“Me reivindico con la propina de La Plata”, escribió la legisladora en sus redes sociales, junto a una foto que mostraba el billete que recibió el empleado del restaurante.

El momento elegido para intentar dejar atrás las reacciones negativas en torno a las propinas no fue casual, ni tampoco los destinatarios de sus tuits. Es que Carrió venía generando un desgaste entre el radicalismo y la Casa Rosada.

“Los radicales van a hacer lo que nosotros digamos. (Risas) ¿No es así Benedetti? Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una ex miembro que los maneja desde afuera. Es divino. No saben, es el mayor castigo por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera”, había dicho la diputada.

Naturalmente, sus palabras no cayeron nada bien en el radicalismo, por lo que el partido centenarió emitió un duro comunicado para responderle a la dirigente: “Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja”.

En este marco, el presidente reunió a la cúpula de los radicales para, entre otras cuestiones, dejar atrás los entredichos. Pero Carrió no pudo evitar hacer su aparición en simultáneo.

 FUENTE: Infobae

Comentários no Facebook