Jorge Rial habló de la pelea con Morena

0
188

El conductor charló por primera vez sobre la conflictiva relación que hoy mantiene con su hija.

En una entrevista con Luis Novaresio en A24, Jorge Rial habló en profundidad del duro momento personal que vive por el tenso vínculo que hoy mantiene con Morena, su hija.

“Estoy demolido. Lo que me está pasando con mi hija, con Morena, es algo demoledor. En mi vida lo esperé. Yo soy un tipo confrontativo, me banco las consecuencias, pongo la cara en todo lo que digo. Uno lo espera de cualquier lado, no de tu sangre. Y hablo de mi sangre sin importar si es adoptada o no, es mi sangre”, arrancó, diciendo.

“Lo estoy llevando como puedo, no es fácil pelear con mi hija y no hay manera que yo me pelee con mi hija, aunque ella diga lo que dice de mí o reniegue de mí y diga que ya no quiere ser más mi hija. Siempre va a ser mi hija y la voy a amar siempre”, continuó diciendo. “Me estoy subiendo a la lona y por suerte Rocío, mi otra hija, es impresionante y tiene una templanza infernal porque conoce conoce como se dieron las cosas”, lanzó el conductor.

“Yo quiero recuperar a la hija que amo y voy a amar toda la vida y se lo dije el otro día en la cara”, siguió el periodista, a corazón abierto. “Mi hija es mucho mejor que esta versión que están viendo, quiero recuperar a la hija que yo amo. Me da vergüenza hablarlo”, fue una de las frases más fuerte de Jorge.

“La puta vida ha sido muy buena en muchas cosas y en otras me ha golpeado bastante, es una prueba más. Es una pesadilla y me despierto pensando en que se va a terminar. Ojalá se termine”, aseguró, y  tangencialmente se refirió a los rumores que señalan la desaprobación que el conductor de Intrusos le da al novio de su hija. “Está pasando un momento difícil, hay un entorno difícil.

Se dicen cosas terribles, pero yo voy a seguir peleando para rescatarla”, marcó. “Mi hija tiene 19 años, pero hubo 18 años previos y apelo a esos años y no a esto que creo que es una coyuntura. Ojalá sea algo parcial y apuesto a eso”, aseveró.

 

FUENTE: Ciudad Magazine

Comentários no Facebook