Aflojó la presión sobre el dólar y ahora viene la pelea por el ajuste fiscal

0
38
Fue clave la licitación de un bono en pesos para bajar el tipo de cambio.

Con la sorpresiva colocación de dos bonos en pesos a cinco y ocho años a tasa fija, el Gobierno consiguió la oferta de dólares que tanto estaba precisando. Y eso permitió bajar casi un peso el tipo de cambio en la última hora de la rueda del martes. El equipo económico festejó el resultado de la jornada, que coincidió con un mal día para los mercados y en especial para los emergentes. Pero aun así el dólar terminó en $24,05 para el segmento mayorista y a $24,50 para el público, la primera caída más resonante desde que arrancó la crisis cambiaria el 26 de abril.

Para hoy, el Central tendría previsto repetir la oferta de USD 5.000 millones como en las últimas dos jornadas. Pero a pesar de esta propuesta agresiva, ayer se vio obligado a vender unos USD 800 millones a $25, casi el doble del día anterior. Pero el dato más relevante, sin embargo, fue el ingreso de divisas para comprar el nuevo titulo colocado por el ministerio de Finanzas, que así demostró que los mercados siguen abiertos para financiar las necesidades fiscales.

El Bono del Tesoro (Bote) a cinco años fue colocado a una tasa del 20% y el de ocho años al 19% fija anual en pesos. Entre los principales compradores  de esta sorpresiva jugada del ministro de Finanzas, Luis Caputo, estuvo el fondo Templeton, que apuesta a una reducción de la inflación y a una mayor estabilidad del dólar en los próximos años.

Resulta difícil afirmar que no habrá nuevos capítulos de presión cambiaria en los próximos días o semanas. De hecho, ayer fue un mal día en los mercados internacionales, con caídas superiores a 1% en Wall Street y suba de las tasas del Tesoro norteamericano a diez años nuevamente arriba del 3% anual.

De hecho, el Central ayer se vio obligado a vender muchos dólares. Y una parte de los inversores que no renovaron Lebac es posible que también demanden divisas en los próximos días. No obstante, se consiguió el 100% de renovación porque fueron los bancos los que aportaron el grueso de lo que faltaba, tras la decisión del Central de aliviarles los requisitos de liquidez para mayo y junio.

Vienen las discusiones en el frente fiscal

Lo que viene por delante ahora es la discusión para encaminar a la Argentina hacia una mayor solvencia fiscal. El Gobierno ya comenzó a convocar una gran discusión nacional por el Presupuesto 2019 y se viene el acuerdo con el FMI, que irá de la mano de un compromiso de una reducción del rojo fiscal. El ministerio de Hacienda, por lo pronto, ya anunció la semana pasada una reducción de la meta de déficit fiscal primario de este año desde el 3,2% al 2,7%. De esta forma, bajaría la dependencia del financiamiento externo en lo que resta del 2018.

No casualmente ayer desde Hacienda divulgaron buenos datos fiscales de abril, justo antes de la apertura de los mercados. El resultado arrojó una reducción del déficit primario de 44%, fruto de ingresos que subieron a un ritmo del 20% y gastos que solo lo hicieron al 14 por ciento.

FUENTE: Infobae

Comentários no Facebook