0
189

El Xeneize veía como se le escapaba el partido, pero Carlitos apareció en el cierre y rescató un punto.

La primera mitad fue bastante pareja, pero más por nivel bajo que por un palo a palo constante. El Xeneize tuvo dos claras contra una de los locales, pero entre la falta de juego de Palmeiras y la falta de profundidad de la visita, salió una primera parte apática.

Boca tuvo la primera de riesgo sobre los 7’, cuando Jara recibió una linda pelota de Reynoso y tiró un centro profundo para Ábila, que no llegó a conectar.

En el medio llegó la polémica, porque Felipe Melo pegó un planchazo de roja sobre los 12’ y apenas fue amonestado. Y no conforme con eso, el siempre polémico volante del Verdao atendió a Pablo Pérez en la siguiente jugada sin siquiera ser advertido.

Cardona tuvo una chance con un tiro libre potente que bajó rápido, pero fue justamente Melo quien desactivó la jugada con un rechazo. Y cuando el primer tiempo se moría, después de un avance estéril de Pavón que terminó en las manos de Jaílson, llegó la alerta local. Lima recibió solo en tres cuartos de cancha y sacó un remate que pasó rozando el palo derecho de Rossi. Así, el descanso llegó con un 0-0.

Para el complemento la tónica no cambió demasiado. Palmeiras creció en comparación de Boca, que se mostró más tímido que en la primera etapa y tuvo pocas chances de quebrar el marcador; pero ninguno de los dos regaló algo interesante.

Dudú y Henrique tuvieron chances claras para adelantar al local, pero la falta de precisión se transformó en una de las características de la noche y el Xeneize se salvó en un par de oportunidades. Los dos equipos agotaron sus variantes, el visitante con la noticia de que Goltz se retiraba lesionado.

Cuando parecía que el partido se moría, llegaron las emociones. A los 45, Jara pifió en una salida y el Palmeiras aprovechó para meter una estocada que parecía decisiva. Pase perfecto, definición de Keno y 1-0 en el cierre. Sin embargo, el partido continuó y hubo más sorpresas.

A los 47, el local devolvió gentilezas con una falla defensiva. Allí apareció Pavón presionando, cedió para Tevez y el Apache se encargó de firmar la sentencia. Y como tantas otras veces, Boca no se iría con las manos vacías de Brasil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here