El euro cayó a su mínimo frente al dólar en 14 años: US$ 1,04

0
345

El euro cayó a su mínimo frente al dólar en 14 años: US$ 1,04

Unión Europea

Venía de cotizar 1,05. El desplome preocupa porque la FED sugirió que elevará tres veces más la tasa en 2017.

Preocupación. Los operadores bursátiles de Tokyo, ante la caída del euro (EFE).

Preocupación. Los operadores bursátiles de Tokyo, ante la caída del euro (EFE).

La cotización del euro se desplomó hoy a su mínimo frente al dólar en casi 14 años al día siguiente de que la Reserva Federal estadounidense subiera sus tipos de interés por segunda vez en la década.

A la media tarde europea el euro sufría el mayor impacto con una paridad de 1,03 dólares en el mercado de cambios, un nivel al que no había caído desde enero de 2003. Al cierre se recompuso ligeramente en el entorno de 1,041. El miércoles había cerrado 1,05 dólares. La Fed subió el miércoles las tasas de interés por segunda vez desde 2008, amparada en las buenas perspectivas económicas antes de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

También dio a entender que podría volver a aumentarlas otras tres veces en 2017, para evitar un recalentamiento de la economía y mantener la inflación en torno a su objetivo del 3% anual. “Los inversionistas que esperaban un final de año tranquilo quedaron sorprendidos por la firmeza del mensaje enviado por la Fed. La subida de los tipos de interés era ampliamente esperada, pero la muy determinada agenda fijada para 2017 le permite al dólar alcanzar sus mayores cimas en 14 años”, comentó Lukman Otunuga, analista de FXTM.

A diferencia de la Fed, el Banco central europeo (BCE) mantiene su política expansiva de compra de activos, tras su última reunión de gobernadores del 8 de diciembre.

“La divergencia de políticas de la BCE y de la Fed hace que nos acerquemos a niveles de paridad euro-dólar”, destacó por su lado Michael Hewson de CMC Markets, quien añade que la inestabilidad política en Europa y las inquietudes sobre su sector bancario pueden afectar en 2017 a la moneda única europea.

El euro ya cayó tras la contundente victoria en Italia el 4 de diciembre del ‘no’ en referéndum sobre una reforma política, que terminó la semana pasada con la dimisión del primer ministro, Matteo Renzi.

Este acontecimiento –ocurrido cinco meses después del triunfo en referéndum del Brexit para romper el vinculo de Gran Bretaña con la Unión Europea– reveló la preocupación de los inversionistas por la estabilidad de Italia, tercera economía de la zona euro, y en general por sus repercusiones en toda la región.

Por la otra parte, el movimiento de alza del dólar –que se ha acentuado tras la elección de Trump– se inició a mediados de 2014. Desde entonces el billete verde ha ganado un 25%.

A ello se añadió el cambio de línea de la Fed, que generó otro ‘salto’ del dólar. En total, desde que Trump ganó la elección presidencial el 8 de noviembre, el billete verde ha subido 5,5% frente a la moneda única europea.

La fortaleza del dólar esta impulsada, además, por los anunciados programas de infraestructura que plantea el mandatario electo cifrados en un piso de 500 mil millones de dólares, pero con aspiraciones de un billón de esa moneda (un uno con doce ceros). Para fondear esos planes se requerirán inversiones que serán atraídas por una tasa cada vez más alta, lo que provocará una salida creciente de liquidez en el mundo emergente que en los últimos años se beneficios de una corriente de dólares baratos.

El fenómeno tiene otro efecto que preocupará a Trump en el futuro: los productos importados serán más baratos, pero las exportaciones estadounidenses se encarecerán, lo que las hará menos competitivas.

En el pasado, la economía de Estados Unidos, cuyo principal motor sigue siendo el consumo interno, ha resistido bien a los períodos de dólar fuerte. Sin embargo, esta nueva alza del billete verde podría ser más delicada, sobre todo si prosigue en 2017, “ya que la economía de Estados Unidos exporta cada vez más”, advierte el economista Joel Naroff.

El Banco Central Europeo advirtió que uno de los principales riesgos para los bancos es “el entorno de tipos de interés extremadamente bajos o negativos”. Asimismo la entidad rectora considera que existen factores de riesgo para los bancos por los elevados niveles de préstamos con incumplimientos y la atonía del crecimiento económico en los países de la zona del euro. También son preocupantes para el BCE las incertidumbres geopolíticas de la UE, la reacción de las entidades de crédito y de los mercados a la nueva regulación y la posibilidad de una reversión de las primas de riesgo en los mercados. La situación de las economías emergentes también preocupa.


Source: Internacionales