Caso Paola Acosta: apelan la sentencia que desestimó el femicidio

0
665

Hace casi un mes, la Cámara 11ª del Crimen condenó aGonzalo Lizarralde a prisión perpetua tras encontrarlo responsable del crimen de Paola Acosta y del intento de homicidio de su hija.

Sin embargo, tal decisión no fue suficiente para satisfacer las exigencias de justicia que proclamaban distintos sectores de la sociedad. La máxima pena impuesta al homicida se basó en el agravante de alevosía. Sin embargo, el tribunal consideró que en los hechos no se verificó la figura calificante del femicidio. Es decir, que haya habido violencia de género.

Por este motivo, la querella en el caso decidió apelar la sentencia para que se considere también esta segunda figura agravente. Marina Acosta, la hermana de Paola, expresó: «Queremos que se califique el asesinato de mi hermana como lo que fue: un femicidio. Presentamos la apelación porque durante todo el juicio se conocieron pruebas de sobra que demuestran esto y sin embargo el tribunal, con una mirada completamente machista, se negó a aplicar este agravante».

La fiscal de instrucción Eve Flores, había reconocido la materialización de este agravante en el crimen. Si bien aclaró que «No todo homicidio de mujer es violencia de género», consideró que en el caso de Paola Acosta sí se presentaron elementos para determinar la configuración del femicidio.

Tras la lectura del fallo, Flores sostuvo: «La violencia de género es una consecuencia de una desigualdad estructural». Esto ocurre, agregó, «cuando el hombre asume una conducta que dice ‘yo soy hombre, y por tal condición tengo más derecho que una mujer'».

Sin embargo, tanto el jurado popular como el tribunal técnico consideraron que, en este caso, sólo se presentaron los elementos que definen a la alevosía.