En Devoto, instalaron “cuchitas” públicas para los perros callejeros

2
1126

Los perros callejeros de Devoto ahora cuentan con cómodas “cuchas” públicas para refugiarse de las inclemencias del tiempo. Este beneficio surgió de la iniciativa de un grupo de jóvenes que militan en “Juntos por Devoto”, la alianza de distintas vertientes políticas que se impuso en las elecciones municipales de junio.

A través de un novedoso trabajo comunitario, los militantes se unieron a la Sociedad Protectora de Animales y al municipio para instalar en el predio del ferrocarril, el lugar en donde más comúnmente se observa a los canes vagabundos, confortables “cuchas” construidas con tambores de aceite.

Los recipientes fueron cortados y acondicionados convenientemente con almohadones para que los perros no padezcan el frío del invierno.
Esta experiencia bautizada “No mata el frío, mata la indiferencia” tiene por detrás una llamativa manera de trabajo político, ya que la juventud de “Juntos por Devoto” optó por una organización horizontal, conducida por coordinadores electos por los militantes, los que actúan de nexo con las autoridades partidarias.

Ezequiel Bartellone explicó que la idea nació meses atrás, a raíz del trabajo de integrantes de la juventud de “Juntos por Devoto” con la Protectora de Animales.

Al detectar que había perros en las calles de la localidad, se pensó en buscar alguna alternativa para protegerlos y posteriormente buscarles un hogar. “Nuestra idea no es que haya perros en la calle sino que promovemos la adopción”, aclaró. Es así que a quien decida hacerse cargo de un can, se le regalará su “cucha” correspondiente.
“A través de Facebook, empezamos a pedir donaciones de tachos, de telas, de goma espuma para hacer los almohadones. La gente se sumó mucho. Fue un proyecto que pegó mucho en la sociedad”, indicó el coordinador del grupo.

Para ubicar las “cuchas”, fue necesario contar con el permiso del uso del espacio público por parte de la Municipalidad que vio con interés esta propuesta y la tomo como una prueba piloto para determinar si puede extenderse su aplicación.
“Colocamos tres cuchitas en el predio del ferrocarril de Devoto que es por lo general donde están esos perros que andan dando vueltas. Esto lo coordinamos con la Protectora de Animales para saber si era viable o no. Nos dijeron que si, nos dieron el apoyo, dijeron que era una idea super innovadora”, manifestó Bartellone.

Para fabricar los aposentos para los canes los jóvenes sumaron la colaboración de Capyc, la cooperativa que desarrolla diversas actividades productivas en el pueblo, que se encargó de donar y cortar los tambores de chapa, adecuándolos a su singular función. Como la cantidad de donaciones de tachos fue importante, el grupo decidió darle un destino apropiado. “Las cuchas que faltan hacer las vamos a donar a la Protectora para que ellos las tengan en los caniles”, anticipó el referente del grupo político.

Si bien la responsabilidad por el estado sanitario de los animales corresponde al municipio y a la Protectora, los jóvenes voluntarios suman su grano de arena dando protección a los perros que circulan sin hogar, con un lecho apropiado para guarecerse ante el rigor de las temperaturas invernales.