UPC tendrá mayoría y pelea por el cuórum

0
310

En el escrutinio definitivo de las elecciones provinciales, Unión por Córdoba (UPC) recuperó ayer una banca que el conteo provisorio adjudicaba en principio a Juntos por Córdoba (JPC), con lo cual el actual oficialismo tendrá un total de 35 legisladores sobre los 70 que componen la Unicameral.

Esto determina que dispondrá de mayoría propia (en caso de empate, vota el presidente provisional del cuerpo), pero también está a un paso de tener cuórum, si el escrutinio definitivo le depara la banca 36, actualmente en disputa entre varias fuerzas.

Esa situación se definirá en una pelea voto a voto, y el resultado, en principio, se verá al final de esta semana.

En principio, la adjudicación proporcional de bancas por distrito único (lista sábana) mediante el sistema D’Hont otorgaba ese lugar –según los números del escrutinio provisorio– a la radical Silvina Leonelli (JPC).

Sin embargo, la diferencia de votos es tan mínima (se habla de menos de 200) que la banca podría pasar a manos de Sandra Trigo, la candidata 18° en la lista sábana de UPC.

Incluso, según cómo se produzcan los reacomodamientos en el D’Hont, hay quienes aseguran que también podrían entrar en disputa la tercera banca del Frente de Izquierda y los Trabajadores y la de Aurelio García Elorrio (Encuentro Vecinal Córdoba).

“La pelea es entre cuatro fuerzas y muy probablemente se terminará definiendo por muy estrecho margen”, graficó un apoderado partidario que sigue muy de cerca el escrutinio definitivo.

La adjudicación de la banca 35 a Unión por Córdoba vino de la mano de un cambio increíble en el escrutinio de la candidatura uninominal por el Departamento Pocho.

El cambio se registró tras una secuencia que tuvo de todo: denuncias, robo de votos y hasta la detención, por parte de la Policía, de uno de los propios candidatos.

El escrutinio provisorio daba ganador a Raúl Guillermo Recalde (JPC) por apenas ocho votos de diferencia en relación al actual legislador Hugo Cuello (UPC).

Con ese marco de referencia se llegó al escrutinio definitivo, que comenzó ayer en el edificio de Tribunales II, donde había un puñado de votos recurridos e impugnados que se sabía podían impactar en el resultado final.

Una primera tanda contabilizada no movió las agujas del resultado: fueron tres votos para Recalde, tres para Cuello y otros dos para el postulante de Córdoba Podemos.

Se mantenía así la diferencia de ocho en favor de la triple alianza integrada por el Frente Cívico, el PRO y la UCR.

Pero a la hora de contar los últimos nueve votos recurridos, empezaron los problemas.

Los apoderados de JPC objetaron que los sobres estaban abiertos y que por tanto no correspondía sumar esos sufragios. Aducían que no se podía asegurar que el contenido de los mismos expresara cabalmente la voluntad de los electores.

Tras un cuarto intermedio, el Tribunal Electoral Provincial desestimó de plano esa solicitud y resolvió avanzar en el conteo.

Los siete primeros sufragios fueron para UPC, que se puso así a sólo un voto por debajo de JPC. Ahí fue cuando Recalde, desencajado por la impotencia, arrebató los dos votos y salió del recinto donde se realizaba el escrutinio.

Hubo un momento de tumulto y desconcierto, y luego los votos se encontraron en el interior de un vehículo, en las afueras de Tribunales II.

La Policía detuvo a Recalde y a otra persona, acusados de sustracción de votos.

El comportamiento del candidato fue repudiado por los propios apoderados de JPC, aunque intentaron inscribir la situación en el marco del nerviosismo reinante.

“No voy a permitir que me roben la elección”, comentan que alcanzó a decir Recalde.

Esos sufragios se contabilizaron una vez que la Policía y el fiscal interviniente entregaron el procedimiento penal a los miembros del Tribunal Electoral Provincial, y allí se constató el vuelco final: eran dos votos más para Cuello, que terminó desplazando a Recalde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here