Mal de la carne cruda: 14 casos en menos de tres meses

0
347

Según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), los alimentos contaminados con bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que abarcan desde la diarrea hasta el cáncer.

Y están relacionados con la muerte de alrededor de dos millones de personas al año, en su mayoría niños.

Por esa razón, este año el tema elegido por la OMS para poner el foco en el Día Mundial de la Salud, que se celebra cada 7 de abril, es la inocuidad de los alimentos.

Entre esas enfermedades se cuenta, precisamente, el síndrome urémico hemolítico (SUH), mal endémico en la Argentina, país en el mundo con mayor cantidad de casos. Córdoba no escapa a esa realidad.

Hasta fines de marzo se reportaron en la provincia 14 casos de niños con SUH, severa enfermedad que suele comenzar con una diarrea y que también es conocida como “mal de la carne cruda”.

En 2014, a su vez, se habían notificado 26 casos, lo que implica que en menos de tres meses ya se produjeron en Córdoba el 54 por ciento del total de contagios con respecto a los detectados el año pasado.

La información proviene del Área de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Provincia, donde también se precisa que la mayor cantidad de casos se produjo en la primera semana del año, cuando se reportaron cinco de los 14.

El SUH causa básicamente daño renal y anemia, pero también puede impactar en el sistema nervioso central y en otros órganos como los pulmones, el páncreas y el corazón, y causar la muerte debido a complicaciones neurológicas, intestinales, cardíacas o a infecciones.

La mayoría de las veces, la enfermedad es producida por un subtipo de la bacteriaEscherichia coli (la cepa O157), vinculada a la contaminación fecal, que casi siempre es transmitida al ser humano por los alimentos y el agua, pero que también se contagia de persona a persona.

Las altas temperaturas favorecen la proliferación de la bacteria, por lo cual la mayoría de los casos se producen en los meses cálidos.

Menores de 2 años

En el país, entretanto, se notificaron 93 casos hasta mediados de marzo pasado, de acuerdo con el último Boletín Integrado de Vigilancia, que publica en forma semanal el Ministerio de Salud de la Nación.

En Córdoba, casi la mitad de los niños afectados (el 43 por ciento, seis casos) tienen entre 1 y 2 años. Otros cuatro chiquitos tienen entre 3 y 4 años, dos entre 5 y 6, uno era mayor de 6 años, y también hay un adulto de 29 años, según los datos de la cartera sanitaria provincial.

Con respecto al lugar de procedencia, nueve (64 por ciento) son oriundos del interior de Córdoba (29 por ciento) de la Capital, y uno de otra provincia (Buenos Aires).

En todos los casos se requirió diálisis renal o transfusión de sangre.

Además, varios de los niños estuvieron muy graves, y uno de ellos murió.

En 2014, las muertes provocadas por la enfermedad ascendieron a tres, y en 2013 (cuando hubo 32 casos) no se registraron fallecimientos.

En el país, a su vez, según los datos del Ministerio de Salud de la Nación, la media anual de casos asciende a 442 en el último decenio, con un mínimo de 350 en 2010 y un máximo de 543 casos en 2008.

Además, al igual que ocurre en Córdoba, los niños menores de 2 años representan algo más del 40 por ciento del total de casos. El 86 por ciento, entretanto, tienen menos de 5 años.

Qué causa el SUH

Las carnes crudas o mal cocidas, en particular si están molidas (hamburguesas, pan de carne, albóndigas), la leche y productos lácteos sin pasteurizar o que perdieron la cadena de frío, las verduras y hortalizas que se consumen crudas, y el agua sin potabilizar, están entre los principales alimentos que pueden estar contaminados con la bacteria.

Su reservorio natural es el intestino del ganado vacuno y también de otros animales de granja, y llega a la superficie de las carnes por contaminación con materia fecal durante la faena o en su posterior manipulación. A su vez, por contacto con las heces de estos animales, pueden contaminarse cursos de agua donde la gente se baña, la leche durante el ordeñe, y también las verduras por riego con aguas servidas.

Al ingresar en el organismo humano, la bacteria li­bera 
toxinas (Shiga) que tienen 
como principales blancos a 
los riñones y la sangre, por lo que causa insuficiencia renal y anemia. Pero en algunos casos también pueden afectar el sistema nervioso central, el corazón y otros órganos.

El SUH, por su gravedad, siempre requiere internación, y tiene una mortalidad que 
en la Argentina oscila entre el dos y el cinco por ciento de los casos.

Además, cinco de cada 100 niños que la padecen quedan con insuficiencia renal crónica en forma inmediata tras la fase aguda de la infección, y el 30 por ciento sufre algún tipo de secuelas renales.

Otro 20 por ciento, por último, tiene riesgo de progresar con los años hacia una insuficiencia renal crónica.

 

 

 

 

 

 

Fuente: La Voz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here